Diario Vasco

Tokio, 17 may (EFE).- El fabricante de vehículos Nissan Motor anunció este viernes una reestructuración de su directiva en la que apuesta por mantener a Hiroto Saikawa, presidente y CEO actual, cuya continuidad estaba en el aire por su posible papel en el caso Ghosn.

Nissan acomete la reestructuración a raíz de las irregularidades financieras atribuidas a su expresidente Carlos Ghosn, sobre el que pesan cuatro acusaciones formales de la justicia nipona por ocultar remuneraciones millonarias supuestamente pactadas con Nissan y por el uso indebido de fondos de la empresa.

Durante la presentación este martes de los resultados financieros del ejercicio 2018 de Nissan, Saikawa aparcó por el momento la posibilidad de dimitir por su responsabilidad en las irregularidades.

Coincidiendo con la publicación del plan de reestructuración de Nissan, la agencia local Kyodo informó de que la fiscalía ha desestimado iniciar una acusación contra Saikawa, a raíz de una demanda presentada por un particular en un Tribunal de Tokio por su supuesta implicación en el caso Ghosn, según fuentes cercanas a la decisión.

Saikawa es uno de los 11 candidatos a consejeros propuestos por la empresa en su plan publicado este viernes, en el que se incluyen también el presidente de su socio Renault, Jean-Dominique Senard, el CEO del fabricante francés, Thierry Bolloré, y el expresidente de Sony Interactive Entertainment (SIE), Andrew House.

House es uno de los siete directores externos independientes que compondrán la junta directiva de Nissan, cuyo presidente también será un directivo externo, explicó la compañía en un comunicado.

Los cambios incluyen la salida de la junta de los hasta ahora dos consejeros franceses, Jean-Baptiste Duzan y Bernard Rey, así como la de los japoneses Toshiyuki Shiga, "número dos" de Nissan durante el mandado del expresidente Carlos Ghosn, y Hideyuki Sakamoto.

"El restablecimiento de una estructura de gobierno corporativo altamente robusta es fundamental", dijo Nissan, que expuso que la reestructuración se ha propuesto teniendo en cuenta las recomendaciones de un comité establecido para mejorar su gobierno tras conocerse las supuestas irregularidades financieras de Ghosn.

Además del cambio en la junta directiva, Nissan emprenderá "una transición desde una compañía con auditores estatutarios a una con tres comités estatutarios (nominación, compensación y auditoría)", que a su vez estarán presididos por directores externos.

De esta forma, el fabricante busca "perseguir rigurosamente la separación de las funciones de supervisión y ejecutiva".

Desde la compañía nipona han apuntado que una de las causas de la mala conducta de Ghosn fue que concentraba mucho poder en sí mismo.

El nombramiento de consejeros y la creación de los tres comités deben ser aprobados en la junta general de accionistas de Nissan prevista para finales de junio.