Diario Vasco

París, 17 may (EFE).- El Comité de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad volvió a insistir este viernes a Francia en que mantenga los cuidados a Vincent Lambert, en estado vegetativo tras sufrir un accidente de tráfico en 2008, a unos días de que se consume la desconexión recomendada por sus médicos.

La ONU solicita al Estado francés que "tome las medidas necesarias para vigilar que la alimentación e hidratación" de Vincent Lambert "no sean suspendidas mientras el caso no haya sido tratado por el comité", apunta el mismo en un comunicado difundido por el abogado de los padres, que claman contra su desconexión.

El pasado mes de abril, los médicos del hospital de Reims en el que se encuentra decidieron frenar lo que denominan "encarnizamiento terapéutico", tras once años de tratamientos.

Los padres recurrieron la decisión al Consejo de Estado -máxima instancia de la justicia administrativa-, que se pronunció a favor de los médicos, y de nuevo al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que también dio la razón a los profesionales, como había sucedido previamente en la batalla judicial que ha dividido a su familia entre los que quieren mantenerlo con vida y los que no.

Así, el médico de Lambert comunicó a la familia el pasado 11 de mayo que detendrá su tratamiento en la semana del 20 de mayo para dejarlo morir.

Desde entonces, los abogados de sus padres han tratado de invocar la petición que la ONU hizo a principios de mayo para suspender cualquier decisión a la espera de que el citado comité estudie el fondo del caso.

El Gobierno francés, que dijo que iba a responder a la ONU, entiende que se ha agotado el recorrido jurídico del caso.

Para los abogados, "no hay ninguna urgencia médica para interrumpir la alimentación y la hidratación de Lambert, y nada justifica una violación tan desvergonzada del derecho internacional y de las medidas provisionales reclamadas por la ONU".