Diario Vasco

Jerusalén, 17 may (EFE).- El gran rabino asquenazí de Israel, David Lau, pidió que se prolongue un total de veinte minutos el shabat, la jornada de descanso sagrada para el judaísmo, debido a su "gran profanación" por los trabajos de preparación de mañana para la final de Eurovisión, que se celebrará en la noche del sábado.

Antes de la gran gala del festival se deberán realizar ensayos durante varias horas para tenerlo todo a punto para el espectáculo, con lo que Lau considera que se vulnerarán los preceptos del día de reposo judío, que comienza al caer el sol el viernes y termina en el anochecer del sábado.

"Esta profanación está teniendo lugar ante los ojos del mundo", declaró el líder religioso, que ha solicitado a los fieles judíos que se abstengan de trabajar diez minutos antes de encender las velas que marcan el inicio habitual del shabat, y que conmemoren el fin de la jornada de descanso con diez minutos adicionales, informó hoy el digital Times of Israel.

La controversia por la realización de los preparativos de Eurovisión durante el shabat ha traído cola en Israel.

Esta semana, dos rabinos ultraortodoxos de la corriente haredí no jasídica convocaron un rezo especial contra los trabajos de Eurovisión que "profanan" la jornada sagrada, y pidieron que se celebrasen oraciones especiales en las sinagogas a través de una circular en la que lamentaron que muchos judíos se verán obligados a trabajar en sábado con motivo del festival.

Desde que Israel ganó su derecho a convertirse en el país anfitrión de Eurovisión el año pasado, ha tenido que hacer frente a dificultades planteadas por la población judía más religiosa.

Ésta exige un descanso absoluto sin actividades institucionales ni de organismos oficiales durante el shabat, cuando tampoco hay transporte público.