Diario Vasco

Zamora, 17 may (EFE).- El Ministerio Fiscal ha dado traslado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Zamora de la investigación que abrió tras una denuncia por supuesto trato vejatorio por parte de dos trabajadoras de la residencia municipal de personas mayores en el municipio de Montamarta.

Fuentes de la Fiscalía han confirmado a EFE este viernes su inhibición en favor del juzgado después de que inicialmente el Ministerio Público hubiera solicitado un informe a la Guardia Civil sobre el caso tras la denuncia interpuesta por un concejal de la oposición.

En la denuncia, el edil denunciante, Rogelio Conde, aportó como pruebas grabaciones de audio del supuesto maltrato de palabra a dos residentes.

El Ministerio Fiscal tomó declaración tanto a ese concejal como a trabajadoras que habían recibido los audios y que dijeron ser testigos de algunos de esos episodios de supuesto trato vejatorio a residentes.

Tras ello, la Fiscalía pidió el informe a la Guardia Civil, que acudió al centro residencial de personas mayores y tomó declaración tanto a los responsables de la residencia como a las trabajadoras presuntamente implicadas.

Del mismo modo, los agentes tomaron declaración a la hija de una residente a la que su madre, que tiene cierto grado de demencia, le había contado que el moratón que tenía en una mano se debía a que le habían dado un cachete.

En los audios aportados a la investigación se oían en tono distendido frases como "te voy a pegar una bofetada que te espabilo, que me tienes harta", "como vaya para ahí te cojo el culo y te pego una azotaina que verás", "eres más pesada que una vaca en brazos", "te pego todavía un tortazo que te espabilo" y "eres una marrana".

Tras las diligencias realizadas por la Guardia Civil el caso ha pasado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos, que ha decidido continuar con la investigación al apreciar indicios de un posible trato denigrante, por lo que la Fiscalía se ha inhibido en favor de ese juzgado.