Diario Vasco

Bruselas, 17 may (EFECOM).- La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, consideró este viernes que es "indispensable" establecer un tipo mínimo del impuesto de Sociedades en toda la Unión Europea (UE) para acabar con la competencia entre países a través de la rebaja de las tasas que exigen a las empresas.

"Me parece que esto es absolutamente indispensable. No tiene sentido estar hablando de un mercado interior y de libre circulación de los factores de producción cuando tenemos sistemas fiscales, en un factor tan móvil como son las sociedades, que puede encontrarse en una carrera hacia abajo", dijo Calviño tras la reunión del ministro de Economía y Finanzas de la UE.

La ministra incidió en que esta competencia tiene un impacto en términos de pérdida de recaudación del fisco y es percibido como una "injusticia" por los ciudadanos, de ahí que España apoye "muy decididamente" que se establezca este tipo mínimo.

Los ministros de la UE debatieron sobre fiscalidad digital con vistas a fijar una posición común que puedan defender al unísono en la reunión de titulares de Finanzas del G20 en Japón en junio, dónde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentará un primer informe sobre los progresos del debate a nivel internacional para adaptar la tributación a la nueva realidad económica.

La discusión en el seno de la OCDE gira en torno a dos pilares: por un lado el establecimiento de un tipo mínimo efectivo para evitar la competencia y, por otro, la adaptación de las normas fiscales a los modelos de negocio, que permiten operar en un mercado sin presencia física y crear valor gracias a los usuarios.

Calviño admitió que "va a ser complicado" que los Veintiocho hablen con una sola voz ante la OCDE.

Las divergencias entre los socios comunitarios ya frustraron el intento de fijar un impuesto a los gigantes de Internet a nivel comunitario, especialmente por la oposición de Irlanda, pero también de Suecia o Dinamarca, y las reticencias de otros Estados como Holanda.

La ministra española indicó que hay Estados europeos que se oponen a fijar un tipo mínimo para el impuesto y que, si bien durante el debate este viernes se barajaron algunas cifras de modo "informal", no se ha barajado un tipo concreto o establecido una tasa mínima que sería aceptable para la UE.

Pese a ello, Calviño dijo que hay representantes que son "bastante optimistas" con respecto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo global y consideró que, quizá en esta ocasión, "es el avance en el ámbito internacional el que fuerza una solución en el ámbito europeo".

Asimismo señaló que los miembros de la UE sí están de acuerdo en la necesidad de establecer algún mecanismo o grupo de trabajo para garantizar que los Estados que no forman parte del G20, como España, están adecuadamente informados de los debates.