Diario Vasco

Seúl, 17 may (EFE).- Corea del Sur anunció hoy que donará 8 millones de dólares (7,15 millones de euros) en ayuda humanitaria al Norte a través de organismos internacionales, en un momento en el que el empobrecido país encara una posible escasez de alimentos.

Seúl aprobó el paquete de ayuda originalmente en 2017, pero los continuos ensayos de armas norcoreanos y la activación de sanciones internacionales primero y la falta de avances en la desnuclearización norcoreana después evitaron que el Gobierno sureño finalizara el envío.

Corea del Sur "proveerá 8 millones de dólares a través de organismos internacionales, incluyendo el programa de apoyo nutricional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para niños y mujeres embarazadas en Corea del Norte y el proyecto de atención a la salud materno infantil de UNICEF", explicó el Ministerio de Unificación en un comunicado.

El Sur ha aprobado el envío de ayuda "con independencia de la situación política" en un momento en el que el diálogo sobre desnuclearización con Pionyang está estancado desde la cumbre de Hanói de febrero y en el que Corea del Norte está encarando una carestía alimentaria y sufriendo la peor sequía primaveral en cuatro décadas.

Un reciente informe de FAO y el PMA indica que, debido al peor rendimiento agrícola en una década, más de 10 millones de norcoreanos (un 40 % de la población) encaran una inminente escasez de comida, especialmente de junio a octubre, antes de la cosecha otoñal.

Con respecto al envío de alimentos al Norte que Seúl se ha comprometido a enviar antes de septiembre, el Gobierno sureño añadió en el comunicado que aún está estudiando el formato de dicha partida.

A su vez, el Ejecutivo del presidente Moon Jae-in autorizó este viernes la primera visita de empresarios surcoreanos al parque industrial intercoreano de Kaesong desde que el polígono se clausurara en 2016 debido a las pruebas de armas de Pionyang.

La visita, que tiene como objeto estudiar el estado de equipos e instalaciones, supone un gesto importante de cara a la posible apertura futura de Kaesong, un polígono donde empresas surcoreanas emplean mano de obra norteña que supone, además, una importante fuente de ingresos para el régimen.

Las acciones anunciadas hoy por el Gobierno surcoreano también se producen después de que Pionyang haya aumentado la presión para que Seúl y Washington ablanden sus posturas en el diálogo sobre desnuclearización realizando dos ensayos de misiles la semana pasada.