Diario Vasco

San José, 17 may (EFE).- El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) exigió este viernes una "pronta investigación" por el "operativo de muerte" del jueves en una cárcel de Nicaragua en donde murió un opositor.

"Condenamos los hechos violentos ocurridos en la cárcel La Modelo que resultaron en la muerte violenta de Eddy Antonio Montes Praslín, y varias personas más heridas. Solicitamos al Estado de Nicaragua una inmediata y exhaustiva investigación", declaró la directora de Cejil para Centroamérica y México, Claudia Paz y Paz.

Además, Paz y Paz exigió "la liberación de más de 700 presos políticos que aún se encuentran privados de libertad".

El nicaragüense-estadounidense Eddy Antonio Montes Praslín, de 57 años, quien se encontraba recluido en la cárcel La Modelo, a 23 kilómetros al noreste de Managua, murió el jueves de un disparo durante un motín, según las autoridades.

Montes recibió un disparo mientras forcejeaba con uno de los centinelas y "falleció mientras se le hacían maniobras de reanimación", dijo el viceministro de Gobernación de Nicaragua, Luis Cañas, al leer un informe de la institución.

La directora regional de Cejil envió sus condolencias a la familia de Montes, así como a las de las personas heridas y de los presos.

El Cejil señaló en un comunicado que en la cárcel La Modelo "se encuentran muchas de las personas que han sido encarceladas sin ningún tipo de garantías, en respuesta a su participación como opositoras al régimen de (Daniel) Ortega".

"Desde el Cejil condenamos estos hechos, que se enmarcan en un contexto represivo, en contra de personas que ya se encuentran en una situación de profunda vulnerabilidad", añade el comunicado.

Según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta el 18 de abril del presente año, al menos 700 personas se encuentran sometidas a procesos penales, muchas de las cuales aún permanecen privadas de libertad por su participación en actos de reivindicación democrática y protesta contra las graves violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno, indicó Cejil.

La organización agregó que el pasado 15 de mayo la CIDH elevó sus medidas de protección por 17 personas privadas de libertad de manera arbitraria, "ante la gravedad de la situación que enfrentan, a más de 8 meses de ser puestas en prisión sin acceso a un debido proceso".

Cejil reiteró la exigencia para que el Gobierno de Ortega cese la represión, libere a los presos políticos y elimine los cargos.

"Como organización de derechos humanos, nos plegamos a estas demandas y esperamos que, cuanto antes, el Estado dé una respuesta que permita dar una salida democrática a la crisis", concluyó.

La crisis que inició en abril de 2018 con las protestas contra el Gobierno de Ortega, ha dejado 325 muertos, según la CIDH. Organismos locales elevan la cifra hasta 593 víctimas.

El Gobierno reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.