Diario Vasco

Valencia, 17 may (EFE).- El catedrático de Economía de la Universitat de Valencia César Camisón dijo este viernes, en un encuentro celebrado en Valencia bajo el título de "Pensamiento estratégico y Ajedrez", que las máquinas son cada vez más humanas y los humanos cada vez más máquinas".

Algunos de los mayores expertos de ajedrez e Inteligencia Artificial, a nivel nacional e internacional, se dieron cita en la Facultad de Economía de la Universitat de València para analizar cómo la informática ha influido en el desarrollo de este deporte y en otros ámbitos de la vida humana.

Los expertos evaluaron la revolución que se ha producido desde Deepblue en la década de los noventa hasta la actual Alphazero, pasando por Stockfish, programas que han elevado el Ajedrez a niveles magistrales pero que tienen aplicaciones más allá de este deporte.

"Desde la década de los 90 el ser humano entrenó a las máquinas para jugar al ajedrez. En un principio eran toscas, les faltaba intuición y el hombre lograba engañarlas y ganar. Luego se convirtieron en invencibles a fuerza de potencia de cálculo, pero ahora han dado un paso más allá y aprenden por sí mismas e incluso desarrollan cierta intuición", dijo Camisón.

El catedrático añadió que en la actualidad es el hombre el que aprovecha las máquinas para mejorar en el ajedrez, lo que a sus juicio le permite incrementar su nivel, y por ello se puede concluir !que las máquinas son cada vez más humanas y los humanos cada vez más máquinas".

Además, según se expuso en el encuentro, para la elaboración de medicamentos, el pronóstico del tiempo o la lucha contra el Alzheimer se aplican hoy en día conocimientos que IBM obtuvo en el proyecto Deepblue, la máquina que en 1997 logró vencer, contra todo pronóstico, al campeón del mundo Gari Kasparov.

Sin embargo, tal y como explicó Miguel Illescas, ocho veces campeón de España y consultor en aquel momento del proyecto Deepblue, en aquel entonces no dejaba de ser una máquina cuyo conocimiento del ajedrez se basaba "completamente en el conocimiento humano y no podía hacer nuevas aportaciones ni jugadas que previamente no le hubieran enseñado".

En este sentido, el proyecto Stockfish mejoró ampliamente a Deepblue y se convirtió en una máquina tan potente que anuló cualquier posibilidad de que el ser humano pudiera vencer a las máquinas.

Sin embargo, tal y como explicó Tord Romstad, desarrollador de Stockfish, estos programas informáticos aún siendo invencibles para el hombre, seguían sin aportar algo nuevo hasta que llegó Alphazero, que supuso una revolución porque fue capaz de aprender de sus propios errores y mejorando su nivel de juego hasta un nivel magistral.

El reto actual, según Matthew Sadler y Natasha Regan, autores del libro "Alphazero: Gamechanger", es que se pueda aplicar la inteligencia artificial a otros ámbitos de la vida humana como la economía, finanzas, ingeniería, medicina, transporte o cualquier otro.

Miguel Illescas, apuntó que en el futuro es posible pensar que, si Alphazero ha alcanzado un nivel magistral simulando millones de partidas contra sí misma, sería posible enfrentarlo a diversos problemas, como una operación quirúrgica o el desarrollo de un nuevo medicamento, siguiendo el mismo sistema de autoentrenamiento.

En el encuentro, algunos presentes preguntaron si la propia evolución de las maquinas puede provocar una amenaza para el ser humano y para nuestro planeta, a lo que los expertos presentes respondieron que el futuro requerirá una interacción de ambos, debido a que a las máquinas les cuesta aplicar el sentido común y será necesaria una colaboración de ambos.

Tras las ponencias, Matthew Sadler, Nathasha Regan, Paco Vallejo y Miguel Illescas analizaron, en colaboración con los asistentes al taller, algunos de los movimientos más intrigantes y sorprendentes de partidas que enfrentaron a los dos grandes programas de Ajedrez, caso de Stockfish y Alphazero.

Por la tarde, se celebró una sesión doble en paralelo que consistió en una partida simultánea de Paco Vallejo contra 40 jugadores, mientras que Mathew Sadler y Miguel Illescas se batieron con la versión 11 de Stockfish.