Diario Vasco

Bruselas, 17 may (EFECOM).- La ministra española de Economía en funciones, Nadia Calviño, subrayó este viernes la confianza de los mercados en la economía de España y añadió que estos entienden que la situación en el país "no tiene por qué ser comparable" a la de otros Estados miembros de la Unión Europea (UE), como Italia.

"La actitud y la posición del Gobierno español claramente sitúa a nuestro país en un plano de confianza claro por parte de los mercados financieros internacionales", declaró la política tras participar este viernes en la reunión de ministros económicos del club comunitario.

En ese sentido, Calviño resaltó que la rentabilidad del bono español a diez años se encuentra "por debajo del 1 %" y que la prima de riesgo es inferior a los 100 puntos básicos.

"Esto demuestra que los mercados financieros entienden que la situación económica de España no tiene por qué ser comparable a la de ningún otro Estado miembro", comentó, e insistió en que siempre que se reúne con inversores internacionales ve "ese mensaje de confianza y de apoyo a la economía española".

Las palabras de Calviño llegan después de que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, afirmara esta semana que su Ejecutivo estaba preparado para superar el techo del 3 % de la relación entre el déficit y PIB y del 130-140 % de la deuda pública hasta "que el nivel de desempleo en Italia bajase".

El pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea considera "excesivo" cualquier déficit público que supere el 3 %.

La intervención de Salvini causó un nuevo cruce de declaraciones con los socios gubernamentales del Movimiento 5 Estrellas, ya que el ministro de Trabajo, Luigi di Maio, tachó de "irresponsables" esas palabras "que lo único que hacen es aumentar la prima de riesgo, como así ha sido".

La Comisión Europea e Italia vivieron un enfrentamiento el año pasado por los planes de Roma de elevar su objetivo de déficit público para 2019 al 2,4 % del PIB, pero negociar con Bruselas, el Ejecutivo del país transalpino se comprometió a rebajar esa cifra al 2,04 %.

En ese contexto, Calviño recalcó que todos los socios comunitarios deben cumplir las normas fiscales.

"Es un principio básico y, por tanto, lo deseable es que entre los Estados miembros haya una relación de confianza, no es que sea deseable, es que es absolutamente imprescindible si queremos seguir profundizando en la construcción del euro", apuntó.

De todas formas, la ministra reconoció que en el Eurogrupo del jueves y en la de titulares económicos de la UE de este viernes ha visto "un tono moderadamente optimista en relación con reuniones anteriores" y dijo que se habló de "sorpresas positivas en el primer trimestre", como la mejor evolución de la economía alemana e italiana.

"Habrá que seguir, por supuesto, viendo cómo evoluciona la situación en los próximos meses, pero hay una expectativa de que habrá una recuperación del crecimiento en la segunda parte del año y que todos los países tendrán un crecimiento positivo este año y el siguiente", declaró.

No obstante, Calviño llamó a "no bajar la vigilancia" dadas las tensiones comerciales globales y precisó que el Gobierno ha integrado esos riesgos en su previsión de crecimiento, que llega al 2,2 % del PIB en 2019, superior a la media de la eurozona.

"De momento, lo que estamos viendo es que no tenemos por qué revisar esas previsiones. Incluso algunos institutos se están orientando a revisar al alza el crecimiento en nuestro país gracias al vigor de la demanda interna", afirmó.