Diario Vasco

Madrid, 17 may (EFECOM).- El acuerdo anunciado este viernes entre Sony y Microsoft para impulsar servicios de juegos en streaming refleja el creciente interés de los gigantes tecnológicos por posicionarse en el sector de los videojuegos, que en el mundo movió en 2018 134.900 millones de dólares, 120.861 millones de euros.

El despliegue del 5G y la próxima generación de televisores vislumbra un crecimiento exponencial de un sector, que ya en 2018 creció un 10,9% con respecto a 2017, según datos del último informe global del mercado de los videojuegos de Newzoo.

De acuerdo con este análisis, Tencent es la primera compañía del mundo por volumen de ingresos en el sector de videojuegos, seguida de Sony, Microsoft, Apple, Activision Blizzard y Google. A Nintendo la coloca en el noveno lugar.

El director general de la Asociación España de Videojuegos (AEVI), José María Moreno, no ha dudado en calificar este acuerdo como histórico, teniendo en cuenta que se trata de dos rivales que llevan más de quince años compitiendo ferozmente con sus respectivas consolas, PlayStation y Xbox.

La idea de ambas firmas es explorar cómo las funcionalidades de los servicios en la nube que Microsoft ofrece a través de su plataforma Azure pueden impulsar el mundo del streaming de vídeojuegos y contenidos multimedia de Sony.

Expertos consultados por Efe coinciden en apuntar que con este acuerdo Sony se hace con los beneficios de contar con una de las mejores plataformas de almacenamiento y computación en la nube capaz de competir así con los más grandes, como Amazon o Google.

Así, Javier Sanz, el máximo responsable del negocio de 'cloud' de Accenture en España, afirma que la nube permitirá a la compañía japonesa ofrecer servicios de juego a mayor escala, por ejemplo, con más jugadores a la vez, además se podrá operar desde cualquier sitio, como si de un correo electrónico se tratara, y posibilitará el uso de la Inteligencia Artificial.

Las empresas competidoras alcanzan acuerdos de este tipo cada vez con mayor frecuencia, ha afirmado.

Nadie duda en el sector que el streaming de juegos va a ser la clave de crecimiento en los próximos años y ganará quien logre convertirse en el "Netflix de los juegos", tal y como explica el director de AEVI.

Esta alianza se produce menos de dos meses después de que Google anunciara su intrusión en este pujante sector con el lanzamiento de Stadia, que permitirá a sus subscriptores jugar en línea sin necesidad de una consola física, y de que una semana después Apple lanzara una tarifa plana para la suscripción de un amplio catálogo de videojuegos (Apple Arcade).

Todo ello en un contexto en el que "Fortnite", que se juega online y cuenta con más de 250 millones de usuarios registrados, se ha convertido en el vídeojuego de batallas campales más jugado de la historia y en todo un fenómeno social.

Ante este creciente interés por situarse en el sector de los vídeojuegos, las compañías apuntan a diferentes estrategias, que varían desde la compra de estudios o contenidos exclusivos para luego tratar de comercializarlos con éxito (en la línea de lo que está haciendo Google), hasta alianzas como la de Nintendo y Apple para que ésta última distribuya contenidos de la primera.

Expertos consultados por Efe apuntan a que aún es necesaria una "hiperconetividad real" del usuario, ya sea a través del 5G o en los hogares, y que decisiones como la de este viernes son intentos de las correspondientes firmas para no quedarse atrás y estar bien posicionados para cuando llegue el verdadero estallido del sector.

Queda por ver qué hace Amazon, uno de los principales proveedores de servicios en la nube a través de Amazon Web Services (AWS) y que por el momento no ha dado pistas sobre qué estrategia va a seguir en el ámbito de los juegos en streaming, pastel que promete agigantarse y que parece que nadie quiere quedarse sin catar.