Diario Vasco

Valladolid, 17 may (EFE).- El alcalde de Valladolid y candidato a la reelección, el socialista Óscar Puente, reconoce que es difícil lograr la mayoría absoluta en los comicios del 26 de mayo, y adelanta que si gobierna volverá a presentarse para un tercer mandato en 2023, aunque si no lo logra no seguirá en la oposición.

En una entrevista con la Agencia Efe cuando se cumple el ecuador de la campaña electoral, Puente sostiene que si gana las elecciones y gobierna "su compromiso con Valladolid no se agota con este mandato", que sería su segundo, ya que volvería a repetir en 2023.

En ese escenario, si le llamara el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para ser ministro ni se lo plantearía, aunque dice que el jefe del Ejecutivo no se lo a va pedir porque ya sabe cuál va a ser la respuesta.

Él quiere ser alcalde, vivir en su ciudad, dormir en ella, ver a sus hijas y a su mujer, aunque sea poco, todos los días, y no tiene "ningún interés en irse a Madrid y vivir subido a un coche oficial y hacer una política nacional", confiesa, aunque seguirá como portavoz de la Ejecutiva del PSOE nacional.

Otra cosa es que no logre gobernar. Entonces siente que con ocho años en la oposición y cuatro como alcalde "no tendría mucho sentido que siguiera", y daría por "cerrada una etapa".

Y de cara al 26 de mayo sostiene que "la mayoría absoluta está complicada pero tampoco la descartaría", ya que a su juicio "la ciudad está contenta con el gobierno y una parte importante del electorado conservador está huérfano, no tiene líder ni proyecto en los tres partidos de derecha o centro derecha".