Diario Vasco

Washington, 16 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, recibió hoy en la Casa Blanca a su homólogo suizo, Ueli Maurer, con el que tenía previsto hablar acerca del papel de mediador diplomático de Suiza en países como Irán y Venezuela.

La reunión entre Trump y Maurer fue cerrada a la prensa, pero al recibirlo en la puerta del Ala Oeste, el mandatario estadounidense respondió a la pregunta de un periodista sobre si cree que Estados Unidos entrará en guerra con Irán: "Espero que no", dijo.

La Casa Blanca anunció la visita de Maurer apenas horas antes de que se produjese, y la cadena CNN aseguró que esa invitación de última hora tuvo que ver con el deseo de Trump de conversar directamente con los iraníes para resolver el aumento de la tensión bilateral.

Dado que Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Irán y Suiza ejerce como poder protector de los intereses estadounidenses en Teherán, Trump quiere que el país helvético le ayude a establecer un canal para comunicarse con los iraníes, de acuerdo con CNN, que citó a una fuente familiarizada con los planes de la Casa Blanca.

La oficina de Trump no ha confirmado esa información, que llega una semana después de que la CNN asegurara que la Casa Blanca había contactado a Suiza para proporcionarles un número de teléfono en el que supuestamente los iraníes podían localizar a Trump.

La Casa Blanca se limitó a indicar, al anunciar la reunión entre Trump y Maurer, que ambos hablarían "de la relación entre Estados Unidos y Suiza, incluyendo cuestiones como el papel de Suiza en la facilitación de relaciones diplomáticas y otros asuntos internacionales".

La cita se produjo, además, un día después de que el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, propusiera a EE.UU. nombrar a un tercer país para que proteja su embajada en Washington, donde no quedan diplomáticos venezolanos después que ambos países rompieran relaciones.

Las autoridades de EE.UU. terminaron precisamente hoy con una protesta de activistas a favor de Maduro en el interior de la embajada en Washington que había empezado el pasado 10 de abril, y dejaron vía libre para que los enviados por el líder opositor Juan Guaidó ingresen en la legación.

Estados Unidos firmó en abril un acuerdo con Suiza para que proteja su embajada en Caracas, dado que Maduro rompió relaciones con Washington, pero al menos hasta la semana pasada, ese pacto no había llegado a implementarse porque Venezuela no lo había aceptado.

Venezuela afronta una crisis política y social que se acentuó después de que el 23 de enero el líder del Parlamento, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución de Venezuela.

La oposición venezolana, que no reconoce el nuevo mandato de seis años que juró Nicolás Maduro el pasado 10 de enero, al considerar ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, asegura que el país atraviesa una "emergencia humanitaria compleja" y ha pedido ayuda a la comunidad internacional para atenderla.