Diario Vasco

Niamey, 16 may (EFE).- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó hoy la emboscada tendida ayer a una patrulla del Ejército nigerino en la localidad de Tongo-Tongo, en el suroeste del país cerca de la frontera con Mali, que se saldó con la muerte de 28 soldados.

En un comunicado difundido en una de sus cuentas habituales en la red Telegram, el EI sostiene que el ataque fue perpetrado por "soldados del califato" con armas ligeras y medianas.

La emboscada -afirmanlos yihadistas- tuvo lugar tras un ataque que también ellos perpetraron el lunes contra puestos de control de seguridad en las inmediaciones de la cárcel de máxima seguridad de Koutoukalé, a unos 45 kilómetros de Niamey.

El grupo terrorista aseguró que no ha habido víctimas entre sus filas.

El Gobierno nigerino -que decretó tres días de luto- anunció ayer que 17 soldados murieron en el ataque, antes de reconocer hoy que el saldo de muertos había subido hasta los 28.

De los 52 soldados que estaban en la patrulla atacada, solo 24 lograron volver al cuartel de Ouallam en tres vehículos.

En octubre de 2017, los yihadistas del EI tendieron una emboscada a una patrulla militar mixta en la misma localidad de Tongo-Tongo, que se saldó entonces con la muerte de cuatro militares estadounidenses y cinco soldados nigerinos.