Diario Vasco

Roma, 16 may (EFE).- El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, recibió hoy en Roma al mariscal Halifa Hafter, el hombre fuerte del este de la fracturada Libia, y le instó a poner fin a su ofensiva bélica sobre Trípoli y a apostar por la vía política.

"Con Hafter hemos hablado durante un largo tiempo y he expresado la preocupación de Italia por la situación en Libia. Nosotros queremos un alto el fuego y confiamos en la vía política como solución al conflicto", dijo Conte en declaraciones a los medios.

Libia es un Estado fallido desde el derrocamiento en 2011 de Muamar el Gadafi y desde 2014 tiene dos gobiernos enfrentados, el primero fruto del infructuoso plan de paz propuesto por la ONU en 2015, y que a duras apenas controla Trípoli y algunas poblaciones en el oeste.

Y otro liderado por el mariscal Hafter, que tutela el Parlamento en la ciudad oriental de Tobruk, domina todos los recursos petroleros y controla prácticamente el 70 % restante del territorio nacional.

Desde principios de abril el controvertido mariscal se ha lanzado a la conquista de Trípoli, en un conflicto armado que ya ha causado la muerte de unas 500 personas y que de vencer le daría el control de prácticamente todo el territorio nacional.

Este conflicto además ha puesto de manifiesto la compleja red de injerencias extranjeras en el escenario libio, en particular entre Francia, afín al mariscal, e Italia, principal apoyo político de Trípoli.

Ambos países europeos mantienen intereses petrolíferos en el país magrebí y en el caso particular de Italia también estratégicos, pues la mayor parte de los inmigrantes que llegan a su territorio por mar zarpan desde las descontroladas costas libias.