Diario Vasco

Salé , 16 may .- El tribunal antiterrorista de Salé, ciudad cercana a Rabat, decidió hoy convocar al Estado marroquí para que se persone en el caso de los 24 simpatizantes yihadistas acusados del asesinato de dos turistas escandinavas en una zona montañosa en Marruecos.

El juez del Tribunal de Apelación de Salé aceptó en la sesión de hoy la petición de los abogados que representan a las víctimas de reclamar responsabilidades al Estado marroquí en este acto terrorista, una medida poco habitual en la jurisprudencia de este tipo de casos terroristas.

El caso fue pospuesto hasta el próximo 30 de mayo para permitir a un representante del Estado, en nombre del presidente de Gobierno, responda ante el tribunal por su inclusión en el caso.

"El cierto que el Estado ha cumplido con su deber (de investigación y detención) tras el atentado terrorista, pero es insuficiente porque este crimen no debería haber ocurrido", dijo en una comparecencia ante la prensa Raji Al Housseini, abogado de la parte civil que representa a la familia de una de las dos víctimas, la joven danesa Louisa Vesterager Jespersen.

Jespersen y su compañera, la noruega Maren Ueland, que hacían montañismo en una zona del Alto Atlas en las cercanías de Marrakech, fueron asesinadas y decapitadas dentro de un tienda de campaña el pasado 17 de diciembre por un grupo que grabó los hechos.

Housseini señaló que los abogados de la parte civil quieren consagrar la responsabilidad del Estado en aquel atentado, por el que pedirán una indemnización para las familias, en lugar de pedirla a los acusados, casi todos ellos de muy baja extracción social.

"Hay que reclamar también la responsabilidad financiera del Estado en los casos de terrorismo", aseveró.

En la sesión de hoy, los tres principales acusados en este caso -que se mostraron tranquilos y hasta sonrientes durante la vista- y los 21 cómplices pasaron ante juez, que tomó detalles sobre su identidad y los abogados que les representan.

Los acusados se enfrentan a cargos como formación de banda criminal, asesinato con premeditación o apología del terrorismo. Los presuntos autores directos del crimen de las turistas podrían ser condenados a la pena de muerte o a la de cadena perpetua.

Entre los acusados estaba hispanosuizo Kevin Zoller Güervos, un joven de 25 años, al que las autoridades acusan de adiestrar a varios de los implicados en el manejo de armas.

La madre de Kevin, la española Gema Güervos -que estaba acompañada con la esposa de su hijo- volvió a insistir hoy sobre la inocencia de su hijo.

"Mi hijo es inocente, no es un radical; una persona radical no entra en una iglesia para dar de comer a los pobres", repitió la madre de Kevin ante varios periodistas marroquíes y extranjeros que acudieron al juicio.