Diario Vasco

Barcelona, 16 may (EFE).- La empresa Glovo ha negado hoy que venda o publicite medicamentos y ha indicado que su actividad se limita "a poner en contacto a usuarios, farmacias y a repartidores independientes mediante la aplicación tecnológica".

En un comunicado, Glovo ha replicado a la denuncia que ha presentado hoy la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC) ante el departamento de Salud de la Generalitat contra la empresa GLOVOAPP23 SL, Glovo, porque "a través de su aplicación compra, recoge y entrega medicamentos a domicilio".

La federación que agrupa a los farmacéuticos catalanes considera que Glovo hace venta ilegal de medicamentos y recuerda que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) dictó el 1 de junio de 2018 una resolución en la que ordenó a Glovo cesar la actividad de venta y entrega de medicamentos a través de la plataforma Glover.

Sin embargo, Glovo afirma que sus repartidores "simplemente actúan como mandatarios verbales de aquellos usuarios que solicitan medicamentos no sujetos a prescripción médica a través de la plataforma para su recogida. Por tanto, las compras se realizan con consejo farmacéutico y siempre de forma presencial en las farmacias".

También argumenta la empresa que su actividad económica se enmarca en la Ley de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (Ley 34/2002) y no en las disposiciones de la Ley de garantías y uso racional de medicamentos y productos sanitarios, que restringe la venta de productos farmacéuticos.

"Queremos recalcar que si un farmacéutico dispensa de forma presencial un medicamento que requiere receta médica, es responsabilidad propia de la farmacia que lo ha dispensado, no de la plataforma", alega Glovo.

La plataforma asegura que ha desarrollado "mecanismos para facilitar al farmacéutico el contacto directo con el usuario a través del repartidor con la finalidad de reforzar y potenciar el consejo del farmacéutico?, permitiendo un contacto fluido y directo".

Según Glovo, "el farmacéutico es plenamente consciente de que el usuario final delega en un tercero la recogida, que Glovo es un simple intermediario tecnológico entre las partes y que el usuario es libre de ejercitar su derecho fundamental de auxilio cuando necesite un medicamento siempre que no esté sujeto a prescripción médica".

Así, defiende Glovo que "son los farmacéuticos y las oficinas de farmacias las únicas responsables y quienes deciden si dispensar o no el producto farmacéutico" y argumenta que la empresa mantiene "una relación excelente con muchísimas farmacias".

También resalta que los repartidores de Glovo "han ayudado a familias y personas necesitadas, que en vista de la distancia o imposibilidad física de desplazamiento, han podido delegar en un tercero la recogida y entrega de productos de venta en farmacia sin prescripción médica".