Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- La Fiscalía ha mantenido este jueves su petición de 22 años de cárcel para un acusado de ordenar a otros dos hombres, que están huidos, asesinar a un joven en un bar de Madrid en enero de 2017, al considerar que "llevarlos al lugar es un acto muy relevante".

Así ha finalizado el juicio con jurado, celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid desde el pasado jueves, contra Falconeris N.F., como presunto autor de un delito de asesinato y otro de lesiones.

Durante la vista, la fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones al considerar probado que el procesado acudió a una discoteca en el madrileño barrio de Cuatro Caminos, en compañía de los otros dos presuntos autores, ahora fugados, donde tuvieron un altercado con un grupo de dominicanos por un pisotón.

Tras separarse los grupos, el acusado y sus acompañantes se desplazaron en taxi a un domicilio del barrio de Vallecas donde se hicieron con armas de fuego para posteriormente trasladarse al bar "Cal y Azúcar", al que llegaron sobre las 7:30 de la mañana del 15 de enero de 2017, según los vídeos de vigilancia, y efectuaron los disparos que dejaron una víctima mortal.

Si bien la Fiscalía reconoce que el acusado no es autor material de los hechos, ha manifestado que hubo un "acuerdo previo" para llevar a los otros presuntos implicados al lugar donde se encontraban las personas con quienes tuvieron una discusión horas antes.

En ese sentido, ha sostenido que "llevarlos al lugar es un acto muy relevante" y ha zanjado que "a lo mejor él no sabía que iban a matarle, pero sabía que llevaban armas", por lo que "no cabe ninguna duda" de su coautoría.

La acusación particular ha planteado que el procesado ha utilizado como "coartada" el no haber participado en la pelea previa pero que, a pesar de ello, él tenía conocimiento de la misma.

Además, ha apuntado que, tras las pruebas presentadas a lo largo del juicio, se ha demostrado que Falconeris es el autor, junto a los otros dos, porque fue quien llevó a estos últimos al lugar en que se encontraban las personas con quienes tuvieron una pelea previa, "sabía a lo que iban y se marchó sabiendo que tenían un coche preparado para la huida", ha sostenido.

Ambas acusaciones han resaltado la alevosía en la ejecución de los hechos, ya que la víctima no tuvo ocasión para defenderse del ataque.

Por su parte, la defensa ha ratificado la "inocencia total y absoluta de su defendido" a lo que ha añadido que este "ni tenía motivos para matar, ni participó en la pelea, ni llevó a las dos personas para ejecutar un plan", y que en las diferentes vistas se han presentado "versiones contradictorias" de unos hechos "casuales" que han llevado a su defendido a ser un "cabeza de turco".

Por todo ello, ha pedido a los miembros del jurado que declaren no culpable a su defendido, tras la deliberación que empezará a partir del próximo lunes.

Al hacer uso de su última palabra, Falconeris N.F. ha señalado que, contrario a la versión que dan las acusaciones sobre el vehículo preparado para la huida, cuando la policía registró su casa, al momento de su detención, evidenció que su coche no se había movido de esta.