Diario Vasco

México, 16 may (EFE).- Para hacer frente a los retos que acechan al planeta, los países latinoamericanos y europeos deben unirse bajo mecanismos de "gobernabilidad regional", huyendo de nacionalismos y "Estados fallidos", coincidieron este jueves expresidentes de España, Chile y Uruguay.

"Al menos que existan regiones capaces de expresarse con principios e intereses con una sola voz", reivindicó el exmandatario chileno Ricardo Lagos (2000-2006) ante el dominio político y económico de Estados Unidos y China, y para combatir retos como el cambio climático o el desarrollo tecnológico.

En la XXV Reunión Plenaria de la Fundación Círculo Montevideo, que reunió a líderes políticos, económicos e intelectuales en Ciudad de México, Lagos lamentó que América Latina "no ha hecho los deberes".

"Si queremos tener un peso en el mundo que viene, América Latina que hable con una sola voz. Este es el reto más importante que tenemos si queremos dar una gobernabilidad como región", dijo el chileno.

Aprovechando su presencia en tierras mexicanas, Lagos reivindicó que la presencia de México es "fundamental" en una unión de países latinoamericanos y, por eso, recordó su propuesta para que líderes de la región protestaran contra el muro fronterizo con Estados Unidos.

"Nos vamos un conjunto de expresidentes latinoamericanos a pie del muro y decimos que somos todos mexicanos, porque es una forma concreta de dar una respuesta de todos para que se entienda que México es parte nuestra", dijo aplaudido por el público.

Por su parte, el expresidente del Gobierno español Felipe González (1982-1996) defendió también mecanismos de gobernabilidad regional con la mirada puesta en la Unión Europea y ante la crisis generada por el "brexit".

"Tenemos que anticipar el futuro que se nos viene encima para conducirlo y conducirlo es gobernarlo. Hacen falta instrumentos de gobernanza nacionales y supranacionales", reivindicó González.

El político español dijo que pronto los europeos solo representarán el 7 % de la población mundial, de modo que el "repliegue nacionalista" que está viviendo la región solo servirá para que Europa pierda relevancia en el desarrollo mundial y se convierta en "un gran museo".

"Los viejos de mi edad votaron mejor irse en contra de los jóvenes. Decidieron el futuro los que no tienen futuro", criticó González sobre el "brexit".

Además, a pocos días de las elecciones al Parlamento Europeo, censuró a los partidos ultraderechistas que quieren acabar con la Unión Europea: "Quieren ser el 1 % (de la población mundial). Es incomprensible".

Por su parte, el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti (1985-1990 Y 1995-2000), impulsor de la Fundación Círculo de Montevideo, aseguró que el nuevo panorama global obliga a incorporar más a la sociedad civil en los mecanismos de gobernabilidad.

"La participación ciudadana es menos reactiva, vota menos la gente; es muy curioso pero es así", dijo tras alertar del abstencionismo en elecciones presidenciales en América Latina.

El líder uruguayo señaló que las redes sociales han difundido la sensación de que el "ciudadano es representante de sí mismo" y no necesita de la democracia representativa porque cree que con un tuit el Gobierno lo escuchará.

Por ello señaló "la necesidad de la democracia de rescatar sus contenidos y principios fundamentales" y combatir así el populismo como, según dijo, el de Venezuela, que se ha convertido en "una dictadura autoritaria".

Según Sanguinetti, el Gobierno de Nicolás Maduro se ha caracterizado por "una ineficiencia de tal magnitud que ha destruido las bases de la economía y la sociedad" venezolanas.

A las críticas también se sumó Felipe González, quien declaró que "el milagro de Maduro ha sido destruir el 60 % del PIB de Venezuela" y convertir el país en un "Estado fallido".

Durante la inauguración del foro, el magnate mexicano Carlos Slim, miembro de la Fundación Círculo Montevideo, defendió que es "urgente" eliminar la pobreza de América Latina, uno de los retos "más importantes de la región", y urgió a expandir las redes de conexión a internet en todos los territorios.

"La falta de una clase media ascendente cada vez más amplia limita las demandas de bienes y servicios, reduce la inversión y el empleo", alertó el magnate.