Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- De las elecciones europeas de la próxima semana deben salir unas nuevas instituciones que, por encima de todo, se comprometan con la protección del medioambiente y con la construcción de un sistema económico y fiscal más justo, según una encuesta ciudadana de Change.org.

De los más de 135.000 usuarios de Change.org en cinco países -Italia, España, Alemania, Francia y Polonia- que participaron durante marzo y abril en el sondeo, un 72 % expresó su deseo de que la Comisión y el Parlamento europeos se centren durante su próximo mandato de cinco años en proteger el medioambiente.

La construcción de un sistema económico y fiscal más justo se situó como la segunda prioridad, con un 68 % de las respuestas, seguida a bastante distancia por la migración (38 %), el empleo (32 %), la igualdad entre hombres y mujeres (23 %), y la regulación de los gigantes de internet (20 %).

Las mujeres están más preocupadas por el cuidado del medioambiente que los hombres, al igual que los jóvenes de 18 a 34 años, un grupo en el que el 79 % de los encuestados consideró este tema como su principal prioridad.

Esos jóvenes son precisamente quienes se han movilizado contra el cambio climático aglutinados en el movimiento "Fridays for Future" y siguiendo el ejemplo de la activista sueca Greta Thunberg, como recuerda la directora de Change.org en Europa, Paula Peters.

"Gracias a este sondeo, sabemos que la intención de voto de los usuarios de Change.org en el grupo de edad de 18 a 24 es increíblemente alta, con un 70 %, lo que me da mucha esperanza", comenta Peters a Efe.

De hecho, un 84 % por ciento de todos los encuestados manifestó su intención de votar en los comicios europeos, donde tradicionalmente la participación es más baja, sobre todo entre mujeres y jóvenes, que en otro tipo de elecciones.

Por países, la intención de voto más alta se vio en Alemania (91 %) y España (88 %) frente a Polonia (70 %).

"Está claro que los jóvenes quieren participar en las decisiones que se toman sobre sus vidas y están recurriendo a las herramientas digitales para hacerlo", subraya Peters.

Como ejemplo, recuerda que la campaña más grande jamás registrada en Change.org fue impulsada principalmente por jóvenes, "que movilizaron a más de cinco millones de ciudadanos en toda Europa para pedir al Parlamento Europeo reconsiderar las restricciones de la nueva regulación en torno a los derechos de autor en internet".

"Creo que Europa tiene una grave deficiencia en lo que respecta a la participación cívica, lo que frustra especialmente a las generaciones más jóvenes, que han crecido en un mundo digital", opina Peters.

A su juicio, los nuevos miembros del Parlamento Europeo "deben estar listos para escuchar y tomarse en serio las campañas en internet", como la mencionada en contra de la nueva directiva comunitaria de derechos de autor.

Y agrega Peters que "los políticos deben aceptar el hecho de que la participación digital es uno de los componentes clave de una democracia viva".

El sondeo de Change.org también revela que el 40% de los encuestados percibe que el impacto de la UE en sus vidas ha sido positivo o extremadamente positivo, mientras que el 23 % piensa que ha sido neutral y el 36 % lo considera negativo o extremadamente negativo.

Los participantes españoles son los que más ven con buenos ojos a la UE, ya que un 58 % encuentra positivo o muy positivo su impacto, frente al caso de Francia, donde un 48 % tiene una percepción negativa o muy negativa.

Change.org tiene más de 70 millones de usuarios en Europa, donde se crean unas 4.000 peticiones ciudadanas nuevas cada mes, y cada día cinco de ellas logran su objetivo, según datos de la plataforma.