Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- Cloudworks, compañía de espacios de coworking nacida en Barcelona, ha abierto su primer espacio en Madrid y tiene previsto abrir tres más en 2020 en la capital, a los que se sumarán dos espacios más que están siendo reformados en la ciudad condal.

La compañía dispone ya de 6 espacios operativos en España, cinco en Barcelona y el recién inaugurado en la capital, con un total de 15 trabajadores entre ambas localizaciones.

Según datos de la empresa, Cloudworks facturó 1,6 millones de euros en 2018 y tiene previsto cerrar el año 2019 con 3,5 millones.

En este sentido, el fundador y directivo de la compañía, Sergi Tarragona, ha declarado durante la presentación del nuevo espacio en Madrid que en España es habitual que las empresas de coworking tengan un fondo detrás como forma de financiarse, algo que no ocurre en el caso de Cloudworks.

"Nosotros somos el grupo independiente más grande de España sin un fondo detrás, la financiación bancaria es lo que nos ha permitido ser independientes", ha explicado.

En sus espacios de Barcelona, Cloudworks cuenta con 1.000 "coworkers", de los cuales el 70 % son internacionales, sobre todo empresas pertenecientes al sector tecnológico, con startups de Silicon Valley entre ellas.

Arbnb, MyTaxi, Booking.com o Pepsico son algunas de las empresas que han utilizado los espacios de la compañía desde su fundación en octubre de 2015.

Tarragona ha señalado que el objetivo de la compañía se basa en combinar clientes que pertenecen a "startups", empresas pequeñas o "freelance" con grandes empresas corporativas con la idea de crear espacios para hasta 100 personas.

"La importancia de este espacio es generar sinergias, las empresas que entran aquí no solo quieren conseguir talento sino retenerlo", ha apuntado el directivo.

El fundador de la compañía ha explicado que su valor añadido es ofrecer un espacio diáfano y abierto que reclaman las empresas pequeñas pero también salas con mayor privacidad para aquellas grandes corporaciones que quieren tener las ventajas de situarse en un coworking disponiendo de un espacio privado.

El espacio, diseñado por Iker Alzola y situado en el centro de la capital cuenta con 1.000 metros cuadrados, siendo el espacio más pequeño de los que dispone la compañía, con locales de hasta 4.000 metros cuadrados en Barcelona.