Diario Vasco

Madrid, 16 may (EFE).- El BBVA aplaude la ruptura de las negociaciones para una fusión entre Liberbank y Unicaja Banco por la falta de acuerdo entre ambas entidades sobre el reparto accionarial y considera que es mejor que no haya trato a que haya uno malo.

El BBVA, en un informe de su división de banca corporativa e inversión, sostiene que el fracaso de la fusión es "una buena noticia para Liberbank" ante las exigencias de Unicaja Banco, que quería el 60 % del nuevo grupo.

Ese reparto dejaría a Liberbank con el 40 % y, a juicio del BBVA, no reflejaba su "superioridad", pues considera que el banco de origen asturiano debía tener hasta el 49 % del nuevo grupo y Unicaja Banco el 51 %.

El informe defiende que la fusión tenía sentido, pero si no ha sido posible, cree que a largo plazo estos pequeños bancos deberían seguir adelante con operaciones corporativas, ya sea para ganar tamaño o para ser comprados por bancos más grandes.

El BBVA no descarta que tanto Liberbank como Unicaja Banco busquen otros acuerdos con pequeños bancos e incluso se pregunta si podría ser una segunda oportunidad para Abanca, que se interesó por Liberbank en plenas negociaciones de fusión con Unicaja Banco.

Por su parte, otro informe de Citi ensalza la gestión del equipo de Liberbank para reducir costes y sanear el balance y concluye igualmente que la entidad está "en buen lugar" y muestra su preferencia por esta entidad frente a Unicaja Banco.

En su opinión, de materializarse la fusión Liberbank debería haber tenido una participación del 42 % en el nuevo grupo y Unicaja Banco del 58 %, por debajo del 60 % que supuestamente exigía.

Citi añade que España necesita más fusiones, argumenta que con el deterioro de la economía ve más probabilidades de que repunten las operaciones corporativas y desvela que está mirando con atención si Abanca u otra entidad muestran interés por Liberbank.