Diario Vasco

Madrid, 17 abr (EFE).- La Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto) ha valorado la aprobación por el Parlamento Europeo del Reglamento General de Seguridad, que incluye la obligatoriedad a partir de 2024 de una serie de medidas de seguridad en los vehículos como el Asistente Inteligente de Velocidad.

Las medidas representan un "importante paso" en la seguridad de los vehículos, ya que se trata de sistemas que ayudan a evitar los accidentes, ha declarado a Efe la asociación en un comunicado.

La aprobación por el Parlamento antes de las elecciones europeas permitirá que, después de su aprobación por el Consejo, "se facilite una rápida implementación de tecnologías para salvar vidas", ha añadido Sernauto.

Sernauto considera que esta normativa presenta una "oportunidad" para desarrollar componentes para sistemas alternativos de propulsión, nuevos materiales y diseños para el aligeramiento del vehículo, tecnologías para mejorar los sistemas de seguridad activa y pasiva y la conectividad para todo tipo de vehículos, lo que contribuye a una movilidad más sostenible y segura desde el punto de vista medioambiental, económico y social.

La asociación ha recordado que España tiene uno de los parques automovilísticos más envejecidos de Europa, en los que la edad media de los automóviles ha pasado de los 8 años en 2007 a los 12,4 años en 2017 (62 % con más de 10 años), y roza los 13 años en el caso de las furgonetas (73 % tienen más de 10 años), algo que, según apuntan, afecta no sólo al medio ambiente, sino también a la seguridad vial.

Los vehículos más antiguos no cuentan con los nuevos sistemas de seguridad (ADAS), que se han ido incorporando a los vehículos en la última década, inicialmente como opción o en los de gama alta, y posteriormente de serie en todos los vehículos, por lo que la asociación propone adoptar medidas de apoyo a la renovación del parque, ligando las ayudas a la adquisición de vehículos nuevos, eficientes y de bajas emisiones.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y El Real Automóvil Club de España (RACE) han valorado también la normativa pues consideran que, junto a otros sistemas, "puede reducir el número de accidentes de tráfico", aunque la última asociación afirma que conllevará "un encarecimiento en los costes de los automóviles".

El Parlamento Europeo dio luz verde el pasado martes por 578 votos a favor, 30 en contra y 25 abstenciones a la normativa, que establece que los nuevos coches que se vendan en la UE a partir de mayo de 2022 deberán llevar instalado un limitador de velocidad inteligente, dispositivo que se extenderá al conjunto del parque móvil en 2024 y con el que se pretende reducir la mortalidad vial en un 20 %.

Los coches, según la normativa aprobada por la Eurocámara, deberán también ir equipados con mecanismos de frenado inteligente, sistemas avanzados de advertencia por distracción, de mantenimiento de carril, de detección de marcha atrás, interfaz para la instalación de alcoholímetros, antiarranque y parabrisas que mitiguen los daños causados a ciclistas y peatones en caso de choque.