Diario Vasco

Valladolid, 17 abr (EFE).- El Recoletas Atlético Valladolid afronta un Viernes de Pasión ante un Ademar de León ambicioso, que llega a Huerta del Rey con escaso margen de error de cara a lograr la segunda plaza liguera, y con intención de reivindicarse, tras caer en cuartos de final de la Copa del Rey.

Por tanto, el técnico del conjunto azulón, David Pisonero, espera la mejor versión del eterno rival en un partido que siempre es "especial" para jugadores y afición, aunque en esta ocasión el hecho de que coincida con la procesión general de Viernes Santo, podría restar público al choque.

El objetivo, según explicó este miércoles Pisonero, es "competirles al máximo", tratando de imponer su propio ritmo de juego, ya que es consciente de que por clasificación, por plantilla y presupuesto, su equipo tiene muy complicado dar una sorpresa, aunque lo intentarán, sin presión alguna.

Reconoció, el técnico vallisoletano, que "no llega en buen momento" este compromiso, puesto que el Recoletas ha tenido que sufrir un parón "que se ha hecho muy largo" y que además se produjo cuando su equipo necesitaba "continuidad" en el juego, tras el último gran partido disputado ante Anaitasuna.

Después de esa victoria, en la que jugadores como Rubén Río o Víctor Rodríguez "explotaron", le hubiera gustado mantener la competición, y espera que ese parón no influya en el rendimiento del equipo, porque ante el Ademar de León se pueden pagar "muy caros" los errores por falta de concentración.

De hecho, tal y como recordó Pisonero, en el partido de la primera vuelta, jugado en León, los vallisoletanos cayeron derrotados "por las pérdidas de balón" ante la "fuerte y cerrada defensa" que suele proponer el Ademar, y que propiciaron los contraataques del rival, que son "su gran especialidad".

"Espero un Ademar tenso y ávido de puntos", aseguró el entrenador de los gladiadores azules, quien confía en poder contar, para la próxima temporada, con el pivote francés Robin Dourte, quien ha entrenado unos días con el Recoletas, procedente del París Saint Germain, ya que se baraja una posible cesión.

Las sensaciones que ha dejado el jugador han sido "muy buenas", ya que su disposición ha sido total y, además, su juventud -20 años- y su estatura -2,07- añadirían un importante plus al equipo, por lo que se está negociando esa cesión, por parte del París Saint Germain del vallisoletano Raúl González, para la próxima campaña.