Diario Vasco

Moscú, 17 abr (EFE).- El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, anunció hoy que no se aumentarán los impuestos en el país en los próximos seis años, al informar de la gestión del Gobierno en una sesión plenaria de la Duma de Estado o Cámara de Diputados.

"Hemos tomado una decisión de principios: en los próximos seis años no se incrementará la carga tributaria", dijo Medvédev, quien destacó que la estructura de la economía rusa comienza a cambiar para mejor.

Explicó que Rusia depende cada vez menos de los mercados de materias primas, por lo que el país está "mejor preparado para afrontar conmociones externas".

En este sentido, el primer ministro constató que en el último tiempo las sanciones a Rusia, que tachó de ilegales, han aumentado, lo que en su opinión es "estímulo" para trabajar con mayor eficacia.

"Los estados que, de palabra, proclaman la prioridad del derecho internacional y los principios democráticos actúan partiendo de la presunción de culpabilidad absoluta de Rusia", indicó Medvédev.

Para esos países, explicó, "si en algún rincón del mundo las situación no se desarrolla a su gusto, ello es -claro está- resultado de la intervención rusa".

El primer ministro recalcó que se trata de una "lógica primitiva, que se basa en no querer ver a una Rusia fuerte, también desde el punto de vista económico".

Según Medvédev, en los últimos años Rusia, gracias a su política monetario-crediticia, ha conseguido crear una "estructura macroeconómica estable, algo que es reconocido por todos".

Insistió en que el objetivo de Rusia es situarse entre las cinco mayores economías del mundo.

Al mismo tiempo, Medvédev admitió de que en Rusia, con 146 millones de habitantes, "hay casi 19 millones de pobres" y que el actual nivel de las pensiones "está lejos" de garantizarles una vida digna a quienes las perciben.