Diario Vasco

Málaga, 17 abr (EFE).- Manuel Alcántara, fallecido este miércoles a los 91 años, ha reunido una obra poética que le ha valido diversos galardones y también ha completado una prolífica carrera como articulista que ha engrosado hasta sus últimos días con casi 30.000 artículos publicados en prensa.

"A la sombra de una barca me quiero tumbar un día; echarme todo a la espalda y soñar con la alegría" escribió Alcántara en el poema "Por la mar chica del puerto".

Nacido en la malagueña calle Agua el 10 de enero de 1928, cursó el bachillerato en su ciudad y más tarde se trasladaría junto a su familia a Madrid al ser destinado allí su padre, empleado de la Renfe.

Comenzó la carrera de Derecho, que pronto abandonó por aburrimiento, trabajó en una empresa de seguros ligada a la compañía ferroviaria y se estrenó en el mundo de la cultura con participaciones en cafés literarios y la consecución de premios en Juegos Florales.

En 1955 publicó su primer libro de poesía, "Manera de silencio", por el que recibió el Premio de Poesía Antonio Machado, y a éste le siguieron "Plaza Mayor", "El embarcadero" (1961), "Ciudad de entonces" (1962) -por el que obtuvo el Premio Nacional de Literatura José Antonio Primo de Rivera- y "La mitad del tiempo" (1963).

Dos décadas después, en 1985 publicó el libro de poesía "Este verano en Málaga", por el que fue premiado por el Instituto Hispano Árabe de Cultura, y sus siguientes libros fueron "La misma canción" (1992) y "Cantigas de amigo" (2003).

Colaboró en importantes revistas literarias y fue uno de los fundadores de la tertulia poética "Versos a medianoche" del Café Varela, en la que también participaron Mingote o Rafael Azcona.

Desembarcó en el mundo de la prensa en 1958 a través del semanario de estudiantes "La Hora" y fue redactor y luego columnista de importantes diarios y revistas: "Juventud", "Arriba", "Marca" -sobre boxeo-, "Pueblo", "La Hoja del Lunes" y desde 1995 en "Ya".

Desde la década de los 60 acumuló gran número de premios, la mayoría por su producción periodística, como el Luca de Tena 1965, por su artículo "Pablo VI en Harlem"; el Mariano de Cavia 1975, por su artículo "Federico Muelas", o el González Ruano, por su texto "Tono".

Alcántara residía en el municipio malagueño de Rincón de la Victoria, que le nombró hijo adoptivo en 1987, distinción que se suma a las de hijo predilecto de la ciudad de Málaga (1983), hijo predilecto de esta provincia (1999), Medalla de Andalucía (2000) o doctor "honoris causa" por la Universidad de Málaga (2000), además de poseer la Orden de Isabel la Católica.

En noviembre de 2007 enviudó de Paula Sacristán, su esposa desde 1953, lo que supuso un duro golpe para Alcántara, quien, en sus últimas apariciones públicas, parecía despedirse, consciente de que se acercaba el final.

"Mi labor tengo la absoluta conciencia de que termina, pero me voy muy contento de haberos conocido a todos y de tener la oportunidad de daros las gracias, que es una noble palabra que se utiliza lo mismo para el que te deja que pases antes en el ascensor como para el que te hace un gran favor", afirmó el pasado mayo.