Diario Vasco

Nairobi, 17 abr (EFE).- Kenia trabaja "duro" para liberar a los dos doctores cubanos secuestrados el pasado día 12 en el norte del país cerca de la frontera con Somalia, aseguró hoy el secretario principal del Ministerio de Exteriores keniano, Macharia Kamau.

"Tendremos la oportunidad de hacer un análisis completo de lo sucedido, pero, por ahora, el objetivo es liberarles y devolverles a sus familias. Son profesionales que han servido a este país con dedicación y estamos trabajando duro para garantizar que estén a salvo", afirmó en una entrevista con el diario local Daily Nation.

El responsable de Exteriores también hizo un llamamiento a la comunidad internacional a comprometerse para lograr la paz y seguridad en Somalia ante la inestabilidad generada por las acciones del grupo yihadista somalí Al Shabab.

El pasado viernes, los doctores cubanos Landy Rodríguez (cirujano) y Assel Herrera Correa (especialista en medicina general) fueran secuestrados por supuestos miembros de Al Shabab en la ciudad keniana de Mandera, fronteriza con Somalia.

El secuestro se produjo la mañana del viernes, cuando ambos médicos se dirigían al Hospital de Mandera escoltados en un automóvil oficial del gobierno local.

Los atacantes bloquearon el paso al vehículo con dos coches y abrieron fuego, matando a uno de los policías que acompañaba a los doctores, mientras que un segundo agente consiguió huir con vida.

Dada la proximidad con Somalia, las autoridades kenianas creen que detrás de ese acto podría encontrarse Al Shabab, que se adhirió a Al Qaeda en 2012 y, pese a que opera en Somalia, suele hacer incursiones en la vecina Kenia para perpetrar ataques.

El Gobierno keniano indicó la semana pasada que colabora con las autoridades de Somalia, adonde los secuestradores trasladaron a los médicos, para lograr su rescate.

Esta semana, varios médicos cubanos desplegados en condados de Kenia limítrofes con Somalia fueron evacuados a Nairobi para evitar riesgos, según confirmaron las autoridades.

El Ejército keniano invadió Somalia en octubre de 2011 para perseguir a secuestradores supuestamente ligados a Al Shabab que habían atacado a cooperantes y turistas en regiones del norte y la costa de Kenia.

Desde entonces, las tropas kenianas, integradas ahora en la Misión de la Unión Africana (AIMSOM), continúan en territorio somalí y el grupo yihadista comete ataques contra objetivos en Kenia como represalia.