Diario Vasco

Madrid, 17 abr (EFE).- La Fiscalía pide cuatro años de prisión para un hombre y su hijo, a los que acusa de quedarse nueve millones y medio de euros en acciones que pertenecían a una mujer que murió, aprovechándose de que esta le había dado poderes al primero en el pasado y sin que comunicaran esta circunstancia a los herederos.

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará el próximo miércoles a Andrés L.M. y a su hijo Luis José L.M., acusados de un delito de apropiación indebida, y para quienes, además de la pena de prisión, el fiscal pide que se les imponga una multa de casi 3.000 euros.

El Ministerio Público relata en sus conclusiones provisionales que, en mayo de 2001, la víctima otorgó a Andrés L.M. poder para que dispusiese de sus bienes y acciones. Cinco años después, en junio de 2006, murió.

Entonces, Andrés L.M., conociendo el fallecimiento de la mujer, acudió junto a su hijo a una notaría de Madrid donde hizo uso del poder que le había conferido años atrás y, actuando en su nombre, elevó a escritura pública un contrato privado de compraventa de acciones y participaciones que pertenecía a la fallecida.

Sin la autorización ni el conocimiento de los herederos, según el relato del fiscal, los acusados transmitieron este paquete de acciones, de un valor de nueve millones y medio de euros, a una sociedad de la que era representante el hijo, sin que en ningún momento abonaran ese precio.

Por todo ello, además de las penas solicitadas, el fiscal pide en concepto de responsabilidad civil que se declare la nulidad del contrato de compraventa y que se anule la elevación a escritura pública.