Diario Vasco

Jerusalén, 17 abr (EFE).- Las autoridades israelíes derribaron hoy la residencia familiar de un palestino muerto tras abrir fuego contra un grupo de israelíes, entre ellos una joven embarazada que perdió al bebé que esperaba, cerca de un asentamiento en Cisjordania en diciembre pasado, informó el Ejército.

Saleh Barghouti fue identificado por las autoridades israelíes como responsable de ese ataque cerca de la colonia judía de Ofra, en el territorio ocupado de Cisjordania, en el que también hirió a varias personas, y murió abatido días después en una redada para arrestarle cerca de Ramala.

En octubre de 2015, cuando comenzó la última oleada de ataques con cuchillo palestinos, el Gobierno israelí aprobó una orden que permite derribar las casas familiares de los palestinos que han cometido ataques, con la intención de tener un efecto disuasorio.

Expertos en seguridad y ONG defensoras de los derechos humanos criticaron la medida y argumentaron que esta funciona más bien como represalia y no evita que haya más ataques.