Diario Vasco

Pekín, 17 abr (EFECOM).- Aupado por un repunte de la producción industrial y un mayor gasto en infraestructura, el producto interior bruto (PIB) de China aumentó un 6,4 % interanual en el primer trimestre de 2019, un dato por encima de las previsiones de la mayoría de los analistas.

Los datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) muestran también que el indicador se mantuvo sin cambios con respecto al crecimiento del 6,4 % registrado en el último trimestre de 2018, algo previsto por los analistas, que pronosticaban una subida del 6,3 % para el primer trimestre de este año.

Asimismo, se hicieron públicos hoy otros datos como las ventas minoristas, que aumentaron en China un 8,3 % en el primer trimestre del año, o la producción industrial, que se incrementó un 6,5 %.

En el periodo enero-febrero, el crecimiento de la producción industrial fue del 5,3 %, según el citado organismo.

Así, la ONE resaltó que este indicador presentó un repunte del 8,5 % interanual sólo en el mes de marzo, muy por encima de los pronósticos, que auguraban un crecimiento del 6 % para ese mes, lo que sugiere que las medidas de estímulo introducidas por el Gobierno están ya surtiendo efecto.

Esta cifra sorprendió al consultor Julian Evans-Pritchard, de la firma Capital Economics, quien considera que la economía china ha logrado estabilizarse gracias a ese repunte del mes de marzo.

"La aceleración de la producción industrial, que probablemente revertirá en los próximos meses, ha logrado contrarrestar la desaceleración de la actividad en el sector servicios", indica el analista, que reconoce también que la "demanda doméstica ha remontado" en el primer trimestre del año.

Con todo, Evans-Pritchard considera que las cifras responden a un incremento del gasto en infraestructura que "no esconde la bajada de la inversión manufacturera" o "la disminución de la tasa de utilización de la capacidad industrial" en el último trimestre.

"No se puede negar que la economía china ha terminado el primer trimestre con buena nota. El crecimiento crediticio se está acelerando y la confianza también, pero de cara al futuro hay que ser cautos porque el apoyo fiscal acabará en unos meses y la construcción inmobiliaria tiene visos de desacelerarse", concluye.

Así pues, en términos nominales, la riqueza total de China alcanzó en el primer trimestre de este año los 21,34 billones de yuanes (3,18 billones de dólares, 2,82 billones de euros).

Como era de esperar, el sector terciario fue el que más avance registró en este periodo, con un 7 por ciento, 0,6 puntos porcentuales mayor al dato del año anterior; el sector secundario avanzó un 6,1 %, y el primario, un 2,7 %.

La ONE destacó el crecimiento del consumo, con una contribución al PIB del 65,1 % en este periodo.

Asimismo, China aumentó su inversión en activos fijos en un 6,3 %, 1,2 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del ejercicio previo.

De esta partida, la inversión privada creció un 6,4 % interanual y alcanzó el 60 % del total, según los datos de la ONE.

Además, la inversión inmobiliaria aumentó un 11,8 % en el primer trimestre de este año, dos décimas más que el dato registrado en los dos primeros meses del año.

El país registró una tasa de desempleo del 5,2 % en marzo y la cantidad de trabajadores rurales migrantes llegó a 176,51 millones a finales de ese mes, lo que supone un aumento interanual del 1,2 %.

La renta per cápita media disponible fue de 8.493 yuanes (1.266 dólares, 1.120 euros) al año, lo que representa un aumento del 6,8 % si se tiene en cuenta el efecto de la inflación.