Diario Vasco

Londres, 17 abr (EFE).- Dos activistas del grupo ecologista Extinction Rebellion se adhirieron este miércoles con pegamento a un tren de cercanías en el este de Londres, como parte de las medidas de protesta que acometen desde hace dos días miles de personas en la capital británica.

Varios agentes tuvieron que emplear utensilios específicos para poder despegar a estos dos ecologistas, un hombre y una mujer vestidos con trajes de oficina de color negro.

La policía se llevó previamente por la fuerza a un tercer activista, que también se había pegado a sí mismo al tren en la estación de Canary Wharf, en la City, el centro financiero de la capital.

El citado grupo mantiene desde este lunes bloqueadas varias carreteras de la ciudad con diversos actos para instar al Gobierno a adoptar medidas que afronten el cambio climático.

Según Scotland Yard, en estos últimos dos días se han efectuado casi 300 detenciones, principalmente de personas que no respetaron las órdenes de las fuerzas de seguridad de limitar sus protestas a los lugares autorizados.

Los activistas se han concentrado fundamentalmente en tres concurridas áreas de la capital Marble Arch, Oxford Circus y el puente de Waterloo, bloqueando carreteras, y obligando a las autoridades del Transporte a desviar los recorridos de varias líneas de autobuses.

En esos céntricos enclaves, los defensores del medio ambiente han instalado tiendas de campaña y grandes carteles que alertan del peligro que supone para el planeta el cambio climático.

Un portavoz de la Policía Metropolitana de Londres señaló que están ahora "en el proceso de trasladar a los activistas del puente de Waterloo" y alertó de que se arrestará a aquellos que se opongan a esta medida.

En un mensaje en Twitter, Extinction Rebellion indicó su "decepción" ante la respuesta policial frente a las protestas de los ciudadanos.

"Muy decepcionados con la policía. Tan pronto comenzó nuestro evento de solidaridad, la policía empezó a detener a gente. Estamos aquí para demostrar solidaridad. Déjennos hablar de la crisis climática. Déjennos contar la verdad", señaló el grupo.

Extinction Rebellion, que tiene intención de alargar la concentración hasta dos semanas, urge al Gobierno a declarar el estado de emergencia climática y ecológica, a que reduzca las emisiones de CO2 a cero para el año 2025 y a que cree una asamblea ciudadana para lidiar con las decisiones que afecten al calentamiento global.