Diario Vasco

Sídney , 16 abr .- El vice primer ministro de Nueva Zelanda, Wintson Peters, calificó hoy como "una metedura de pata" la decisión de la Cruz Roja de revelar la identidad de una de sus enfermeras secuestrada desde 2013 por el Estado Islámico (EI).

La organización humanitaria hizo el domingo un llamamiento para recabar información sobre el paradero de tres de sus trabajadores secuestrados hace más de cinco años en Siria, entre los cuales figura la neozelandesa Louisa Akavi.

Las autoridades neozelandesas habían mantenido en secreto la identidad de Akavi desde su abducción en octubre de 2013 al considerar que revelarla ponía en riesgo a la enfermera, que aparentemente fue vista con vida por última vez en enero pasado tratando heridos en Al Baguz, el último reducto del EI en Siria.

"Sin duda les pediremos explicaciones de por qué metieron la pata con esa información porque, lo que es, es una metedura de pata", dijo Peters a la cadena Sky News de Australia.

En otra entrevista a la emisora del grupo neozelandés MediaWorks, Peters aseguró que el Gobierno de Nueva Zelanda mostró a la Cruz Roja su desacuerdo con revelar el nombre de Akavi para evitar "ponerla en una situación de mayor peligro debido a la publicidad".

"La acción de la Cruz Roja no es una en la que estuvimos de acuerdo y no quiero entrar en una disputa con ellos pero, con franqueza, tenemos que (...) volver al objetivo inicial que es el de salvar a esta mujer si es que sigue viva", añadió.

El Gobierno neozelandés estableció en 2013 un grupo dedicado a encontrar a Akavi y llegó a enviar un equipo de las fuerzas especiales y personal de inteligencia a Irak y Siria para intentar rescatarla, reveló ayer la primera ministra, Jacinda Ardern, que también mostró su contrariedad con la decisión de Cruz Roja.

El director de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja, Dominik Stillhart, aseguró que la decisión de revelar el nombre fue tomada "con transparencia y coordinación" con el Gobierno neozelandés, según el portal neozelandés Newshub.