Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- Responsables de la cadena de supermercados Supersol y portavoces sindicales han mantenido hoy la segunda reunión en el marco de la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prepara la compañía.

En un comunicado, el sindicato CCOO ha explicado que en este encuentro la empresa ha precisado que de los 404 despidos recogidos en su plan inicial, 309 corresponden a la plantilla que trabaja en las 21 tiendas que se pretenden cerrar y 26 más son afectados por el cierre de la sección de pescadería en algunos de sus establecimientos.

A ellos se suman otros 69 trabajadores de supermercados que seguirán abiertos y operativos, pero que verán reducido el número de empleados.

Según estas fuentes, la firma ha presentado hoy un informe técnico elaborado por una consultora externa sobre la situación de la firma y las medidas propuestas, que además del ERE también incluyen cambios en la distribución logística y en la política de precios, entre otros.

Desde CCOO han trasladado a la dirección de Supersol -propiedad del grupo lituano Maxim- sus dudas sobre los métodos utilizados por la empresa para calcular el número de despidos, por lo que le han reclamado más información sobre salarios, edades y antigüedades de los miembros de la plantilla.

El objetivo tanto de este sindicato como de UGT y CGT -todos ellos presentes en la mesa- es "minimizar" el impacto del ERE planteado.

La cadena de supermercados cuenta con una plantilla de más de 3.000 trabajadores, según cálculos sindicales, y la propia empresa habla de una red de 195 locales ubicados en las provincias de Almería, Ávila, Cáceres, Cádiz, Ceuta, Granada, Guadalajara, Huelva, Madrid, Málaga, Melilla, Sevilla y Toledo.

Supersol pertenece a la multinacional lituana Maxima desde 2012, cuando fue adquirida a la andaluza Dinosol, y desde entonces no ha tenido beneficios, de acuerdo un portavoz de la empresa.