Diario Vasco

Barcelona, 16 abr (EFE).- En todo proceso de reconstrucción "hay un riesgo de incendio que es inevitable", ha afirmado el presidente de la comisión de seguridad del Colegio de Ingenieros Industriales de Catalunya, Jordi Sans, en referencia al incendio ocurrido en la catedral de Notre Dame.

Para el ingeniero Jordi Sans, que fue inspector del cuerpo de Bomberos de la Generalitat, el episodio es "un clásico" y ha recordado otros incendios en edificios en rehabilitación como el ocurrido en el Gran Teatro del Liceo en 1994.

Jordi Sans ha explicado a Efe que en todos los procesos de reconstrucción "hay muchos equipos de gente trabajando, que pertenecen a muchas empresas" y aunque la coordinación de todos ellos "sea buena", en algunas fases "hay más riesgo de incendio".

"El riesgo cero no existe", ha redundado Sans, que ha añadido que la frecuencia de que ocurran incidentes como el de Notre Dame "es baja, pero la gravedad es muy elevada".

Durante las rehabilitaciones, hay dos aspectos que se deben tener en cuenta, según Sans. Por un lado "se deben cumplir las normas y las disposiciones legales y por otro aplicar el sentido común para no generar situaciones de riesgo", ha afirmado.

La madera "no es muy inflamable, pero sí muy combustible", ha señalado Sans, en referencia a que la estructura de Notre Dame se construyese con madera, por lo que "el fuego arrasó el techo de manera muy rápida".

Asimismo, Sans ha atribuido a la "gran solidez constructiva" el hecho de que las dos torres se hayan salvado del incendio y no hayan colapsado, mientras que la aguja, que es posterior y se construyó en el siglo XIX "sí ha caído".

Por último, Jordi Sans ha destacado que el cuerpo de bomberos de París "está formado por militares y es de los mejores del mundo" y ha explicado que conoció su funcionamiento durante un curso de prevención de incendios que siguió en París.