Diario Vasco

Lisboa, 16 abr (EFECOM).- El Gobierno portugués ha anunciado este martes medidas adicionales para garantizar el cumplimiento de los servicios mínimos establecidos en una huelga de transportistas de mercancías peligrosas ante los riesgos para la operativa de varios aeropuertos de Portugal, entre ellos el de Lisboa.

"Si no fuera retomado el abastecimiento en las próximas horas, podríamos tener perturbaciones en la operación aérea", reconoció el ministro Adjunto y de Economía, Pedro Siza Vieira, en una declaración a la prensa en Lisboa, en la que informó sobre la intervención del Ejecutivo.

"El derecho a la huelga es un derecho fundamental, pero no puede poner en peligro los servicios esenciales", defendió el ministro de Economía.

El Gabinete del socialista António Costa, que no ha detallado las medidas, exige a los sindicatos el funcionamiento de servicios básicos y, en caso de incumplimiento, pueden conllevar incluso el despido de trabajadores.

Aeropuertos de Portugal (ANA), que gestiona los aeródromos lusos, informó en un comunicado de que las empresas petroleras dejaron de abastecer el aeropuerto de Faro (sur) la pasada medianoche y que en esta infraestructura ya se están utilizando las reservas de emergencia.

El otro aeropuerto afectado es el de Lisboa, donde las petroleras dejaron de abastecer combustible en torno al mediodía de este martes.

La huelga, iniciada el lunes y convocada por el Sindicato Nacional de Transportistas de Mercancías Peligrosas, afecta, además de a los aeropuertos, al abastecimiento de combustible de puertos, bomberos, empresas de transporte público y gasolineras, entre otras infraestructuras.