Diario Vasco

Caracas, 16 abr (EFE).- El jefe de la comisión parlamentaria para la ayuda humanitaria, el diputado opositor Miguel Pizarro, dijo este martes que en los próximos días llegarán a Venezuela más aviones con cargamentos de ayudas.

"Este es el primero de los envíos. Son varios envíos (...) Vienen otros aviones en los siguientes días, en las siguientes semanas", dijo Pizarro en rueda de prensa.

El opositor, que no profundizó en detalles debido a que hay un "principio de no interferencia política" en relación al ingreso de este cargamento que distribuirá la Cruz Roja, señaló que "este es un proceso atípico" y que Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras probadas del mundo, "nunca" debió haber llegado a esta crisis.

Aseguró que su comisión se encargará de acompañar y velar la distribución de la ayuda humanitaria -en la que hay generadores eléctricos, medicinas y potabilizadores de agua- a fin de que no haya "manipulación" ni "intervención" política por parte del Gobierno de Nicolás Maduro.

La comisión vigilará que no haya "interferencia del régimen, de chantaje, de politización, de uso del carné de la patria", dijo en referencia a la tarjeta gubernamental por la que el Gobierno otorga ayudas sociales.

Pizarro también indicó que la ayuda humanitaria que se acopia en los países vecinos -Colombia, Brasil y Curazao- y que no pudo ingresar a Venezuela el pasado febrero por un bloqueo ordenado por Maduro está siendo revisada por "organismos humanitarios" para que pueda entrar en los próximos días.

"Todo lo que está ahí -en las fronteras- va a ir siendo entregado, unas partes a humanitarios y otra lo iremos metiendo nosotros en la medida de nuestras capacidades, como hemos venido haciendo en las últimas semanas", aseguró.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha dicho que siete millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria, lo que representa un promedio de uno de cada cuatro ciudadanos pues el censo gubernamental estima en unos 30 millones la población.

El país petrolero atraviesa una severa crisis económica que incluye escasez de alimentos y medicinas, deterioro de los servicios públicos, hiperinflación e inestabilidad en el sistema eléctrico.