Diario Vasco

Nalda , 16 abr .- Pablo Iglesias ha desembarcado este martes en el mundo rural, en concreto en el pueblo riojano de Nalda gobernado desde el 2003 por el PP, donde ha congregado a vecinos de distintas ideologías que se han sentado en la plaza a participar del 'espectáculo', con su alcalde 'popular' al frente.

El candidato de Unidas Podemos ha dejado a un lado la búsqueda del voto urbano para enfrentarse a una España rural donde no espera sus mejores resultados electorales, pero sí revalidar escaños.

En un pueblo de poco más de 1.000 habitantes, Pablo Iglesias ha levantado expectación, se ha hecho selfies, y ha sido aclamado con gritos de "presidente, presidente".

Pero también al inicio de su discurso se ha enfrentado a un grito de "¡Viva España!" que ha acallado con su respuesta: "Ni los oligarcas ni sus perros falderos envueltos en banderas nos van a dar ni media lección de lo que significa ser español. ¡Viva España! Claro que sí, que vivan sus pueblos y sus gentes".

De fondo, una bandera republicana.

Pablo Iglesias ha acudido al sitio donde su candidata al Congreso por La Rioja, la médico Edith Pérez, vivió durante tres años. Un pueblo con un gran movimiento asociativo donde el PP ganó las últimas generales con un 46 % de los votos, seguido del PSOE -28 %- y de Podemos, que cosechó un 15,4 % y 94 votos.

"No es un pueblo cualquiera: Nalda es un faro en estos tiempos oscuros que nos ha tocado vivir", ha ensalzado la candidata Edith Pérez sobre la "comunidad cuidadora" organizada en la cuna de la ciruela claudia, ha dicho, "pese a las instituciones".

Instituciones que han estado representadas en la plaza por un alcalde del PP. "Me parece fenomenal que esté aquí Pablo Iglesias. Ya me gustaría que vinieran Casado y los otros candidatos nacionales", ha dicho a Efe Daniel Osés, el alcalde del PP que fue el senador más joven de España en la pasada legislatura.

Esta mañana, según ha explicado, ha colaborado con los organizadores para que el acto transcurriese sin problemas y después se ha sentado en el Bar Moderno de la plaza Mayor para seguir las intervenciones de los teloneros. En el turno de Iglesias, se ha acercado al gentío para escuchar al líder de Podemos.

"Este es un pueblo vivo, tenemos cultura, asociaciones, recursos y vecinos activos", ha asegurado el popular Daniel Osés, a quien le gusta que se ponga a Nalda como "el ejemplo de cómo hay que hacer las cosas en la España rural".

Hasta allí se ha desplazado también el portavoz parlamentario de Podemos La Rioja, Germán Cantabrana, que ganó un pulso en los tribunales a la dirección de Iglesias cuando le impidió presentarse a las primarias.

Cantabrana, a diferencia del alcalde del PP, no iba a escuchar sino a hablar, y se ha ido "terriblemente defraudado" después de que el secretario general no haya querido reunirse con él, según ha explicado.

Una hora antes del mitin -a las once- el Bar Moderno era un hervidero de forasteros pidiendo cafés y de lugareños cogiendo sitio en la terraza para ver el acto con calma y bebida incluida.

También había periodistas, que, al bajar del autobús decorado con el lema de campaña "La sonrisa de un país", se han encontrado con una decena de personas que grababan su llegada, quizás porque pensaban que de un momento a otro iba a descender Pablo Iglesias.

"Sois ejemplo, sois referente de que la España que han vaciado es la España del futuro", ha correspondido Iglesias a la marea blanca, asociaciones y cooperativas le han arropado.

Una incursión en el quinto día de campaña en un lugar tranquilo, que ha terminado con Iglesias sentado en la terraza de otro bar histórico de la plaza, el del Sindicato.