Diario Vasco

Cuenca, 16 abr (EFE).- El capellán mayor y director de la catedral de Cuenca, Miguel Ángel Albares, ha recordado este martes que este monumento, "hijo" de la Notre Dame parisina, sufrió en el siglo XV un incendio similar que acabó con el cimborrio del templo, parecido al que ha caído en la catedral parisina, devorado por el fuego.

En declaraciones a Efe, Albares se ha mostrado apenado por lo ocurrido, dada la similitud de ambos templos, y ha señalado que Francia es la cuna del gótico y la catedral de Cuenca adopta años después muchas similitudes y parte del estilo, pero más neogótico.

"Notre Dame es una catedral madre, inspiradora de la catedral de Cuenca", ha señalado Albares, quien ha recordado que esta última sufrió, en el siglo XV, un gran incendio tras la caída de un rayo, que acabó con el cimborrio ubicado sobre la Torre del Ángel y el Crucero.

Por su parte, el presidente de la Fundación Fuego y jefe del servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Cuenca, Pablo Muñoz, ha reconocido a Efe que es muy difícil actuar en un fuego de esas características cuando se produce en ese entorno.

Según Muñoz, las cubiertas del Palacio Episcopal en la catedral de Cuenca presenta unas cubiertas de madera parecidas a las de Notre Dame, aunque están dotadas de un sistema de protección de incendios con detección automática.

Sin embargo, ha admitido que, aunque existen muchas medidas de protección, si se declarara un fuego similar, sería muy arduo el trabajo de extinción y ha resaltado que el plan de protección contempla también la evacuación del Patrimonio que existe en el interior.

La catedral de Santa María y San Julián es la sede principal de la Diócesis de Cuenca y está ubicada en la Plaza Mayor, en el corazón del casco antiguo de la capital, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Fue la primera catedral gótica de Castilla junto a la de Ávila, aunque ha sufrido muchas transformaciones a lo largo del tiempo, por lo que también tiene guiños barrocos y neogóticos.