Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- El Real Madrid se mide al Panathinaikos griego, en el 'playoff' de la Euroliga, en una suerte de batalla de las Termópilas que, cómo ocurrió en la Segunda Guerra Médica, en el 480 a C., se alargará hasta encontrar un vencedor, al mejor de cinco partidos.

Madrid y Panathinaikos repiten el enfrentamiento que la temporada pasada clasificó al Madrid para la Final a Cuatro de Belgrado, en la que se alzó con el título.

Muchas son las similitudes, pero también hay diferencias importantes empezando porque en esta ocasión es el Madrid el que cuenta con el factor cancha a favor.

"Cada partido es un historia distinta", dijo Fabien Causeur, jugador francés del Real Madrid, y Pablo Laso, entrenador del equipo campeón vigente, apuntó que "hay jugadores distintos en ambos equipos y también un entrenador nuevo", por el estadounidense Rick Pitino.

Los hechos dicen que el Madrid ha perdido dos de los tres últimos partidos de la fase regular de la Euroliga, aunque hay recordar que no se jugaba nada; y que el Panathinaikos ganó siete de sus últimos choques, y que el que perdió fue en Atenas y ante el Real Madrid, con ese triple agónico y casi funambulista de Rudy Fernández.

También, que el Madrid le ha ganado al equipo heleno en las cinco últimas veces que se han enfrentado.

Dicho todo esto, la igualdad parece la nota predominante de esta eliminatoria previa a la Final a Cuatro de Vitoria.

El Madrid cuenta con la baja segura de Sergio Llull, lo cual no es poca cosa. "Será difícil por no decir imposible que juegue en esta serie" dijo Laso en la previa. Y en el Panathinaikos parece que es duda el pívot James Gist, que ha viajado a Madrid, pero que arrastra un golpe en la rodilla que se produjo el pasado sábado en el partido de Liga griega ante el Promitheas Patras y tras el que no ha vuelto a entrenarse con el equipo.

Una de las claves del partido será el ritmo y el tempo del juego, lo que apunta claramente al greco-estadounidense Nick Calathes y al hispano-argentino Facundo Campazzo.

Calathes es uno de los mejores jugadores de Europa y el gran motor del Panathinaikos. Su defensa será una prioridad en el Real Madrid pero apuntando directamente a la creación de juego. "Si mete 50 puntos y da 25 asistencias pero ganamos, lo firmo", dijo Laso.

Campazzo, ante la ausencia de Llull como en estas dos últimas semanas, tiene aumentada su responsabilidad, pero también otros jugadores como Klemen Prepelic, Fabien Causeur o Rudy Fernández que deberán echar una mano a la hora de gestionar el balón en ataque.

El objetivo madridista es intentar conseguir un 2-0, en los partidos del miércoles y viernes, y viajar a Atenas ya con la red del quinto partido en casa si es que fuera necesario.