Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- El único debate que iban a tener los principales candidatos a La Moncloa ha quedado en vilo con la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de suspender el formato a cinco propuesto por Atresmedia, que incluía a Vox, y atender así el recurso de partidos con representación parlamentaria.

El órgano que regula el proceso electoral considera que el debate de Atresmedia "resulta contrario al principio de proporcionalidad" en su resolución, con la que da respuesta a los tres recursos presentados por JxCat, PNV y Coalición Canaria.

El artículo 66,2 de la Ley Electoral, que exige a los medios públicos y privados respetar los principios de pluralismo e igualdad, ha sido el precepto en el que se basa la JEC para su decisión de suspender el debate propuesto e invitar a Atresmedia a que plantee una alternativa.

Así que el grupo de comunicación tendrá que pensar una propuesta que compense a las fuerzas con representación parlamentaria y que al mismo tiempo acepten los grandes líderes.

Parece, a priori, que será complicada una solución que contente a todas las partes, pero ya ha habido quienes se han mostrado dispuestos a acudir al debate alternativo que se proponga.

Empezando por Pedro Sánchez. El Comité Electoral del PSOE ha anunciado la disposición del presidente a acudir al nuevo debate que organice Atresmedia.

El líder del PP, Pablo Casado, ha insistido por su parte en reclamar el "cara a cara" que quiere con Sánchez, mientras que el de Podemos, Pablo Iglesias, ha considerado que la JEC debería obligar a al menos dos debates de todos los candidatos en la televisión pública.

Y Santiago Abascal ha criticado la decisión de la Junta. "Algunos no saben qué hacer para excluir a Vox, o para incluir a sus socios separatistas y golpistas en el debate", ha dicho el líder del partido de extrema derecha.

La suspensión del debate no ha sido la única decisión de calado de las juntas electorales en esta quinta jornada de campaña.

La propia JEC ha dictado otra resolución en la que autoriza al cabeza de lista de ERC, Oriol Junqueras, que se encuentra en prisión preventiva, a participar por vía telemática en el ciclo de conferencias de prensa organizado para el día 19 por la Agencia Catalana de Noticies (ACN).

Además, la Junta Provincial de Barcelona ha autorizado al también candidato de ERC Gabriel Rufián a celebrar un acto de campaña en la cárcel de Llenoders, donde estuvieron presos durante meses la mayoría de los exconsellers juzgados por rebelión en el Tribunal Supremo.

En esta quinta jornada de campaña siguen por otro lado los coletazos de episodios anteriores como los incidentes de Rentería.

Ciudadanos ha anunciado que presentará mañana una denuncia ante la Fiscalía por los altercados del domingo en la citada localidad guipuzcoana, cuando cientos de vecinos y manifestantes trataron de boicotear el mitin de Albert Rivera.

Y coletazos siguen teniendo las palabras de ayer de Juan José Cortés, cabeza de lista del PP por Huelva, quien acusó a Pedro Sánchez de "sentarse a la mesa con asesinos, criminales, violadores y pederastas".

El presidente del Gobierno ha obviado a Cortés pero en su mitin de Ourense ha apelado a la moderación frente al insulto y la crispación, mientras su partido, el PSOE, exigía desde Twitter a Pablo Casado unas disculpas por las "repugnantes acusaciones" de su candidato onubense.

Casado, por su parte, ha arropado a Cortés y ha subrayado que el PP "no va a tolerar" que se derogue la prisión permanente revisable.

Este martes, además, ha salido por fin a la luz el último programa electoral de un gran partido que faltaba por conocerse, el de Ciudadanos. Y la primera promesa del partido de Albert Rivera es aplicar el de nuevo el artículo 155 de la Constitución en Cataluña y hacerlo "de forma inmediata".

Y Pablo Iglesias, por su parte, ha tirado de optimismo. En una entrevista en Radio Rioja, antes de su jornada rural por esas tierras ha asegurado que Podemos dará "la sorpresa" y sacará muchos mejores resultados de los que le da el CIS en su barómetro.

Entre otras cosas porque la encuesta, ha dicho, se hizo antes de su regreso del permiso de paternidad. Y desde entonces "han pasado muchas cosas".