Diario Vasco

Albacete, 16 abr (EFE).- Da lo mismo que te llamen "gay o guay", lo importante es avanzar en igualdad y en los derechos del colectivo LGTBI, defiende Pablo Sarrión, un candidato 'de cola', muy querido en Cs, que se dio a conocer por su encontronazo televisivo con un aspirante de Vox que le recomendó terapia contra la homosexualidad.

Aquel choque verbal con el que en ese momento era el "número 1" de la lista de Albacete al Congreso, Fernando Paz, acabó con la dimisión del dirigente de ultraderecha, duramente criticado por estas ideas.

"No tuvo entonces agallas para mirarme a los ojos y hoy le diría que no es que los albaceteños no le hayamos votado es que le hemos echado", ha afirmado Sarrión, un joven que entró como técnico en Cs y ahora forma parte del equipo que elabora la estrategia en defensa del colectivo LGTBI.

Este ha sido uno de los episodios que ha recordado Sarrión en un encuentro ciudadano en el casino de Albacete, acompañado de Albert Rivera y de sus padres, Pedro y Pepi, un encuentro en el que han rodado lágrimas de todos, incluidas las de Rivera.

Nacido en el pueblo de Ontur, Sarrión ha querido dar las gracias a sus padres por todo el apoyo recibido por darle la vida y "meteros en esta movida", ha contado en verso mientras ellos le miraban orgullosos y recordaban también el día en que Pablo apagó la televisión y le dijo a su padre que era gay.

"Hijo yo ya lo sabía, dijiste, y me preguntaste si me podías llamar guay. Por supuesto, te respondí".

Pero también sufrió acoso escolar en el colegio, como ha relatado Pepi, una madre coraje que cuando se enteró por una profesora decidió ir a esperar a Pablo a la salida del colegio, móvil en mano, para grabar cualquier gesto de agresión.

Ahora Pablo se sienta al lado de Rivera y le acompaña en el puesto 17 de su lista al Congreso, un lugar muy testimonial pero decisivo para una trayectoria personal comprometida con la defensa de los derechos civiles.

El mismo compromiso que asegura tener el candidato a la Presidencia del Gobierno, cuya intervención ha sido más política, aprovechando para lanzar "un aviso a navegantes" porque si Cs gobierna "no habrá ni un paso atrás".

Propondrán "una ley efectiva de igualdad real", blindarán el matrimonio homosexual y promoverán además la gestación subrogada para que las parejas del mismo sexo puedan tener hijos.

Ha sido en este momento cuando ha arremetido contra Carmen Calvo y Adriana Lastra, muy críticas con la propuesta de los vientres de alquiler: "Yo pensaba que el feminismo era libertad, pero Lastra y Calvo no son feministas, son políticas sectarias, que no permiten que Pablo sea padre".

También ha anunciado otra medida más, en este caso relacionada con la educación y el acoso en las aulas que es la prohibición de los móviles en las clases, primero porque no ve normal que lo niños estén conectados al móvil y no escuchando a sus profesores, ha explicado, y segundo porque cree que el teléfono puede convertirse en una herramienta de acoso.

Aquí en Albacete, Ciudadanos aspira a recuperar el escaño que la formación naranja perdió en las elecciones de 2015, una esperanza avalada por el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas" en la encuesta preelectoral.