Diario Vasco

Brasilia, 16 abr (EFE).- El Gobierno brasileño anunció este martes medidas para contener el riesgo de una huelga de camioneros, que ya llevó al presidente del país, Jair Bolsonaro, a vetar un alza del precio del diesel prevista por la estatal mixta Petrobras.

Las medidas incluyen créditos públicos por 500 millones de reales (131,5 millones de dólares) para ayudar al mantenimiento de los camiones y una inversión de 2.000 millones de reales (526 millones de dólares) en mejorías de carreteras que están en mal estado, las cuales se calcula que representan el 60 % de las vías del país.

El anuncio fue hecho una semana después de que surgieron rumores sobre una posible huelga de camioneros, similar a la que en mayo del año pasado paralizó al país durante once días, con un grave impacto en la distribución de productos básicos y en la propia economía nacional.

Frente a esos rumores, Bolsonaro vetó un aumento del diesel que tenía previsto Petrobras, lo cual fue interpretado en los ámbitos financieros como una "intervención" del Gobierno en una empresa controlada por el estado, pero con capital en bolsa.

Esa supuesta injerencia derrumbó las acciones de la empresa, cuyo valor de mercado se redujo en 8.330 millones de dólares en una sola jornada.

El ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, dijo en rueda de prensa que esas medidas iniciales se complementarán con otras que ayudarán a "mejorar la calidad de vida de los camioneros", por los que Bolsonaro tiene "un gran cariño y respeto", agregó.

Según el ministro, en las próximas concesiones de operaciones de carreteras al sector privado se incluirá la obligación de que las empresas adjudicatarias se comprometan a construir locales para el "adecuado descanso" de los camioneros.

"En las concesiones actuales, será negociada la inclusión de una cláusula contractual para establecer esa misma obligación", apuntó en la misma rueda de prensa el ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni.

Asimismo, fueron anunciadas medidas para simplificar los trámites burocráticos de los fletes y otras iniciativas dirigidas a mejorar la atención a los camioneros en la red de salud pública.

Sobre el precio del diesel, uno de los detonantes del malestar entre los camioneros, el ministro de Infraestructura dijo que se estudia la creación de mecanismos para impedir que unos eventuales aumentos de los combustibles sorprendan a los transportistas en medio de un viaje.

Explicó que la propuesta, que será discutida con los gremios, es la creación de una especie de tarjeta de crédito que la que se mantenga el valor del diesel durante cada viaje, de modo que un cambio en los precios no altere los costes previamente definidos.

En relación a la fijación de precios por parte de Petrobras, Lorenzoni dijo el asunto aún es objeto de análisis, pero subrayó que "el Gobierno siempre ha dicho" que la petrolera "tiene plena autonomía y libertad para establecer sus políticas".