Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- Fitch ha confirmado este martes las calificaciones a largo plazo de Adif Alta Velocidad (AV) en 'A-', con perspectivas estables, y las a corto plazo, en 'F1', las mismas que otorga a España, tras una nueva emisión de "bonos verdes" llevada a cabo por la empresa pública por 600 millones de euros.

La agencia de medición de riesgos mantiene también la calificación de este programa de emisiones de bonos de 6.000 millones de euros del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias Adif-AV en la nota 'A-'.

La compañía española cerró la semana pasada, con sobredemanda, una nueva emisión de "bonos verdes" a ocho años por un importe de 600 millones de euros y un cupón anual del 0,95 % que irá destinada a financiar o refinanciar proyectos que generan beneficios ambientales o climáticos.

Con esta operación, Adif-AV lleva ya tres emisiones de bonos verdes, tras las efectuadas en junio de 2017 y en abril de 2018, también de 600 millones de euros cada una.

Fitch considera que el propietario de Adif-AV, el Gobierno español (A-/ stable /F1), tiene una capacidad y disposición muy altas para brindar apoyo al gestor de infraestructuras ferroviarias.

En su presupuesto de 2018, el Gobierno español especificó las condiciones para nuevos préstamos y el 66 % de la deuda de Adif se contrajo con el BEI.

Según la agencia, un incumplimiento de Adif-AV podría llevar a un riesgo de reputación para España y, hasta cierto punto, influiría en el costo de los fondos para la financiación futura de la deuda de otras entidades relacionadas con el Gobierno o la tesorería del estado, lo que ha llevado a Fitch a alinear las calificaciones de la compañía con las del soberano, independientemente de la evaluación crediticia.

Fitch espera una mejora del margen operativo de Adif-AV como resultado del nuevo esquema de canon que se introdujo en el segundo semestre de 2017 y cree que su ebitda mejorará en más de 400 millones de euros durante los próximos cinco años (frente a los 777 millones en 2017).

La deuda de Adif-AV continúa aumentando, debido a la apertura de nuevas líneas y la renovación de estaciones, y asciende, a finales de 2018, a aproximadamente 15.450 millones de euros, lo que representa alrededor del 34 % del total de activos, ha recordado Fitch.

La agencia concluye que una posible calificación positiva o negativa podría derivarse de una mejora o una bajada de la soberana, respectivamente.