Diario Vasco

Brasilia, 16 abr (EFE).- La Fiscalía General de Brasil solicitó este martes que sea anulada una investigación iniciada por la Corte Suprema sobre posibles ofensas y amenazas a sus magistrados, que la ha llevado a censurar algunos contenidos de dos publicaciones.

La investigación fue iniciada por decisión del presidente de la Corte Suprema, José Antonio Dias Toffoli, quien encargó el asunto al magistrado Alexandre de Moraes, también miembro de ese tribunal.

En una nota divulgada este martes, la Fiscalía General sostuvo que "el sistema penal acusatorio" establece claramente la separación "de funciones en la persecución criminal", de forma que "un órgano acusa, otro defiende y otro juzga".

El texto, que fue remitido al Supremo con el pedido de anulación de la investigación, dice que la legislación brasileña "no admite que el órgano que juzga sea el mismo que investiga y acusa".

Hasta ahora, la investigación ordenada por Dias Toffoli por supuestas ofensas recibidas por miembros del Supremo en la prensa y las redes sociales se ha desarrollado bajo estricto secreto judicial.

Sin embargo, este lunes el juez De Moraes ordenó la retirada de internet de informaciones publicadas por el portal O Antagonista y la revista electrónica Crusoe que pudieran sugerir que el presidente del Supremo está vinculado a asuntos de corrupción.

En ambas publicaciones, se refiere que Dias Toffoli fue citado por Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora de su familia condenado por corrupción, como "amigo del amigo de mi padre".

Según ambos medios, esa declaración consta en uno de los procesos en que está implicado Odebrecht, condenado ya a casi 20 años de cárcel y actualmente en un régimen de prisión domiciliaria.

Los reportajes de O Antagonista y Crusoe, que pertenecen al mismo grupo editorial, sostienen que Odebrecht calificó así a Dias Toffoli en unas negociaciones en que se trataban asuntos referentes a negocios de la constructora.

Para muchos, esa frase ha sugerido que Dias Toffoli, quien en la época de esas negociaciones (supuestamente en 2007) se desempeñaba como abogado general del Estado, era tratado como amigo del entonces presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, también en prisión a raíz de su responsabilidad en asuntos de corrupción vinculados a Odebrecht.

Lula, en documentos obtenidos por la Policía Federal en el marco de la operación anticorrupción conocida como Lava Jato, era llamado "amigo de EO", por Emilio Odebrecht, el patriarca de la familia.

La investigación abierta por el Supremo también alcanzó este martes al general Paulo Chagas, quien el año pasado fue candidato a gobernador de Brasilia por el Partido Liberal Social (PSL), que sirvió como plataforma electoral al actual presidente, Jair Bolsonaro.

El mandatario no se ha referido directamente a esa investigación, pero este martes manifestó su "respeto por la autonomía de los poderes" y reafirmó su compromiso con la libertad de prensa, lo que fue interpretado como una alusión a la censura a O Antagonista y Crusoe, que apoyaron el año pasado su candidatura presidencial.

"Creo en Brasil y en sus instituciones y respeto la autonomía de los poderes, como está escrito en la Constitución", escribió Bolsonaro en sus cuentas en redes sociales.

Agregó, además, que la separación de poderes es "indispensable en una democracia", pero apuntó que su posición "será siempre favorable a la libertad de expresión, un derecho legítimo e inviolable".