Diario Vasco

Caracas, 16 abr (EFE).- La Cruz Roja venezolana anunció este martes la entrada de un primer lote de ayuda humanitaria que incluye generadores eléctricos que se destinarán a varios hospitales con el fin de sortear los frecuentes apagones que registra el país.

El presidente de la Sociedad Venezolana de la Cruz Roja, Mario Villarroel, informó de la llegada de este cargamento, "con mucha alegría y responsabilidad", desde el aeropuerto Internacional de Maiquetía, cercano a Caracas.

"En estos momentos está ingresando a Venezuela el primer envío de ayuda humanitaria de la Cruz Roja (...) se trata de suministros médicos, plantas eléctricas y medicinas que serán distribuidas en distintos hospitales del país", explicó.

Villarroel reiteró que esta ayuda será distribuida bajo los principios de "neutralidad, imparcialidad e independencia" que rigen en la organización.

Además, agradeció a las autoridades la colaboración prestada en el ingreso de este cargamento y pidió "a todos que no permitan la politización de este gran logro".

El ministro venezolano de Salud, Carlos Alvarado, detalló que este primer cargamento de "asistencia técnica humanitaria" consiste en 24 toneladas provenientes de Panamá, entre ellas algunos medicamentos para atención de emergencias, 14 plantas eléctricas y algunos bidones para el mantenimiento del agua.

"Buena parte de este material va a ser distribuido a los ocho hospitales y más de 30 ambulatorios que tiene la Cruz Roja en el país y la mitad de ello va a ser distribuida en el sistema público de salud en una mesa de trabajo conjunta", dijo desde el aeropuerto.

Alvarado señaló que esta ayuda humanitaria "viene a suplir el bloqueo en materia de adquisición de medicamentos" que el Gobierno de Nicolás Maduro achaca a países como Estados Unidos que han impuesto sanciones contra altos funcionarios venezolanos.

"Es un cargamento que viene de la mano del Gobierno bolivariano, de la mano y con la autorización del presidente Nicolás Maduro", agregó.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha dicho que siete millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria, lo que representa un promedio de uno de cada cuatro ciudadanos pues el censo gubernamental estima en unos 30 millones la población.

El país atraviesa una severa crisis económica que incluye escasez de alimentos y medicinas, deterioro de los servicios públicos, hiperinflación e inestabilidad en el sistema eléctrico.