Diario Vasco

Alicante, 16 abr (EFE).- Jorge Crivillés, nadador alicantino especializado en pruebas de larga distancia y máxima dificultad, no realizará finalmente la travesía del Estrecho de Cook en Nueva Zelanda como consecuencia de las condiciones climatológicas que están afectando a la zona y que desaconsejan llevar a cabo la prueba.

El nadador, que llevaba desde principios de abril en Nueva Zelanda, regresará a Alicante tras conocer que las previsiones climatológicas son negativas en los próximos días y que el coeficiente de marea será muy alto, lo que provocará corrientes muy fuertes, según han explicado a Efe miembros del equipo de apoyo del nadador.

Para poder superar esas corrientes, el alicantino debería mantener una velocidad constante de siete kilómetros por hora durante los 25 kilómetros de la travesía, algo imposible para cualquier nadador, según ha comentado el capitán de la embarcación que debía tutelar la travesía.

"El capitán cree que lo sensato es regresar dentro de unos meses, intentarlo otra vez con otras condiciones", explicó a Efe Chus Sánchez, responsable de comunicación y esposa de Crivillés.

"Es frecuente en este mar que pasen estas cosas, ya por algo es uno de los más peligrosos del mundo, pero es difícil de encajar después de todo lo que Jorge ha entrenado", dijo Sánchez, quien añadió que el otoño está siendo especialmente desapacible en el hemisferio sur.

El alicantino tenía previsto realizar la prueba entre 11 y el 15 de abril, pero desde su llegada a Nueva Zelanda las condiciones climatológicas, con fuerte viento, lluvias y tormentas, le han impedido ni siquiera intentar la travesía.

La prueba a nado en Oceanía era el quinto de los siete grandes retos de la larga distancia mundial que afrontaba Crivillés tras haber completado la travesía de Tsugaru en Japón, el Canal de Malokai en Hawaii, Santa Catalina en Estados Unidos y Canal de La Mancha.

Esta es la segunda ocasión en la que el alicantino sufre un contratiempo con uno de sus retos, ya que el pasado verano tuvo que abandonar la travesía a del Canal del Norte, entre Irlanda y Escocia, a causa de una hipotermia.

Crivillés, quien ya posee la triple corona de la larga distancia, pretende convertirse en el primer español en lograr estas siete pruebas de la natación, consideradas como las de mayor dificultad en aguas abiertas.

El alicantino, de 47 años, cuenta con el patrocinio de la Fundación ASISA y el apoyo de los pacientes de cáncer de GEPAC, a los que pretende dar visibilidad con diversas iniciativas en cada una de sus aventuras.