Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- El líder del PP y candidato, Pablo Casado, ha asegurado hoy que "no se opone" a cualquier tipo de debate, con el número de líderes que sea, aunque insiste en reclamar un cara a cara con Pedro Sánchez, al que ha acusado de evitarlo porque "tiene miedo" a lo españoles y la democracia y "algo oculta".

En un mitin en Madrid, junto al Templo de Debod, se ha manifestado así al conocer la suspensión del debate a cinco previsto por Atresmedia para el martes que viene y ser readaptado a un formato a cuatro en el que Vox queda excluido.

Casado ha puntualizado que a él le parecería "muy bien" que estuviera Vox, que no tiene representación parlamentaria, y tampoco le importa "debatir a siete, a ocho, a nueve o a diez" ya que, en ese tipo de debate,ha dicho, se vería quiénes son los socios de Sánchez.

La Junta Electoral Central (JEC) se ha dado cuenta de cuál era el "plan de La Moncloa": intentar plasmar en un plató la supuesta fragmentación del centro derecha y ocultar con "moderación" su "radicalidad" real, mientras que el PP sí que "quiere dialogar".

A su juicio, Sánchez no quiere un cara a cara con él, no quiere que le pregunten por el paro, la economía, Gibraltar, o lo que ha el líder del PP ha calificado como "pactos" con batasunos, independentistas y Podemos Solo quiere "hablar de Franco" y de lo que pasó hace 50 años, ha dicho.

El presidente del PP ha insistido en que los españoles "merecen" un cara a cara, tras preguntar a Sánchez qué pretende ocultar con su cartel electoral en blanco y negro, y con tanta "bandera y voz acaramelada".

Previamente, en declaraciones en Segovia, Casado advirtió de que estas elecciones "no pueden ser la excepción", al ser las únicas sin un debate entre los dos únicos candidatos que pueden presidir el Ejecutivo, y más cuando España tiene "el Gobierno más débil de la historia democrática".

Asimismo, ha recordado que lleva dos meses reclamando este encuentro "donde quiera, como quiera y cuando quiera" el presidente del Gobierno, una propuesta en la que ha insistido tras la suspensión del debate a cinco por parte de la Junta Electoral Central.