Diario Vasco

Oviedo, 16 abr (EFE).- La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha advertido este martes de que ya es hora de que el presidente del PP, Pablo Casado, "rinda cuentas de la corrupción del PP", un partido que según ha asegurado "fue dopado y con truco a todas las elecciones" pese a que la política consiste en ser honesto y dialogar con la ley.

En el PP hay "mucha indignidad ejerciendo la política", ha afirmado tras recordar el inicio de un nuevo juicio en Valencia al excargo del PP Rafael Blasco por el desvío de fondos destinados a cooperación.

Tras visitar el casco antiguo de Oviedo junto a la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, el líder de la Federación Socialista Asturiana, Adrián Barbón, y el alcalde de la capital asturiana, Wenceslao López, han participado en un mitin en el auditorio Príncipe Felipe ante unas 400 personas.

En ese foro, la secretaria de Igualdad del PSOE ha afirmado que no es algo baladí ni casual que esta campaña vaya "del insulto al disparate y de ahí otra vez al insulto", sino que es una estrategia dirigida a un electorado organizadísimo que tiene la derecha para tumbar lo conseguido en 40 años.

Tras asegurar que hacía mucho tiempo que no veía a gente que no es socialista pero que ve al PSOE como única alternativa y esperanza, la ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad del Gobierno de España ha criticado la estrategia del enfrentamiento de territorios que practica el PP.

En su opinión, tras centrarse primero en Cataluña lo hacen ahora en el País Vasco donde, a pesar de que ETA no existe, "la sacan a pasear" para no hablar de las cosas que importan como las pensiones y el Pacto de Toledo.

La vicepresidenta ha a reivindicado las políticas de igualdad entre hombres y mujeres y de lucha contra la violencia machista, que lleva ya 16 víctimas en lo que va de año.

Previamente, Lastra había afirmado que los socialistas son los únicos que van a poder evitar que la ultraderecha entre en La Moncloa en un momento en el que ya parece inevitable que entre en el Congreso y en el que "tres machos alfa" quieren decir lo que es la democracia y que quieren arrebatar lo conseguido en 40 años, como la educación, la sanidad pública y universal.

A las mujeres se ha dirigido también para decirles que tienen que ir a votar el 28 de abril "por legítima defensa", momentos antes de que tomase la palabra la secretaria de Igualdad del PSOE y que dijese de ella que "parece pequeña, pero es muy grande".