Diario Vasco

Brasilia, 16 abr (EFECOM).- El Gobierno brasileño podrá en marcha medidas, que incluyen ayudas e inversiones en las carreteras, para alejar el riesgo de una posible huelga de camioneros, como la que el pasado año paralizó el país durante once días.

Las medidas incluyen créditos públicos por 500 millones de reales (131,5 millones de dólares) para ayudar al mantenimiento de los camiones y una inversión de 2.000 millones de reales (526 millones de dólares) para mejorar las carreteras en mal estado, que se calcula que son el 60 % de las vías del país.

El anuncio lo ha hecho este martes el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, una semana después de que surgieran rumores sobre una posible huelga de camioneros, similar a la que en mayo del año pasado paralizó al país durante once días, con un grave impacto en la distribución de productos básicos y en la propia economía nacional.

Precisamente, para evitar la protesta, el presidente del país, Jair Bolsonaro, suspendió la subida del precio del diesel que habia previsto Petrobras, lo que en ámbitos financieros se interpretó como una "intervención" del Gobierno en una empresa controlada por el estado, pero con capital en bolsa.

Esa supuesta injerencia derrumbó las acciones de la empresa, cuyo valor de mercado se redujo en 8.330 millones de dólares en una sola jornada.