Diario Vasco

Damasco, 16 abr (EFE).- El presidente sirio, Bachar al Asad, recibió hoy al ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en plena crisis por el desabastecimiento de combustible en las gasolineras del país, que Damasco achaca a las sanciones internacionales contra ambos países.

Al Asad y Zarif conversaron sobre las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a ambos países, pero ninguna fuente oficial desveló si trataron en concreto de la crisis del combustible.

La agencia oficial SANA informó de que Al Asad y el ministro iraní señalaron que los países occidentales, en particular Estados Unidos, "deberían recurrir a la diplomacia en lugar de lanzar guerras y emplear el terrorismo económico contra aquellos que están en desacuerdo con ellos".

Zarif mantuvo una reunión aparte con el primer ministro sirio, Emad Jamis, que estuvo centrada en cuestiones económicas y, en especial, en las oportunidades de inversión en campos como el turismo o las infraestructuras, según SANA.

El primer ministro sirio y Zarif acordaron mantener "coordinación constante a la luz de las injustas sanciones occidentales", según la fuente.

El Gobierno de Damasco anunció este lunes un fuerte racionamiento de combustible en las gasolineras del país, que afecta tanto a los conductores particulares, como a taxis y a los vehículos oficiales.

Jamis ha atribuido la falta de combustible a la decisión de Egipto de bloquear el paso a los petroleros iraníes por el Canal de Suez en los últimos seis meses.

El Ministerio de Petróleo sirio afirmó este lunes que el país recibirá un nuevo cargamento de petróleo en los próximos diez días, sin detallar de qué origen.

Al margen de la cuestión económica, Zarif habló con Al Asad de asuntos políticos, como el conflicto sirio y la duodécima ronda de negociaciones de Astaná, auspiciadas por Rusia, que se celebrará los próximos días 25 y 26 en la capital kazaja, ahora llamada Nur-Sultán.

Además, criticaron la decisión de Estados Unidos de incluir la Guardia Revolucionaria de Irán en la lista de organizaciones terroristas y el reconocimiento de Washington de los Altos del Golán sirios como territorio israelí.

Al Asad y Zarif afirmaron que las políticas de los Estados Unidos y de otros países occidentales "no disuadirán a Siria e Irán ni a sus aliados de defender los derechos e intereses de sus pueblos".