Diario Vasco

León, 16 abr (EFE).- El Abanca Ademar volverá a jugarse buena parte de sus opciones europeas de nuevo ante un rival que hasta ahora siempre le fue propicio, el Atlético Valladolid Recoletas, con el que cuenta por victorias los enfrentamientos, tanto oficiales como de carácter amistoso disputados hasta ahora.

Si la temporada pasada despidió el campeonato en Huerta del Rey con la necesidad de vencer al equipo, entonces ya dirigido por David Pisonero, para asegurarse el subcampeonato y, con ello, el billete para la Liga de Campeones, este próximo viernes, a pesar de que todavía quedarán por delante otras cinco jornadas, está obligado a sumar los dos puntos para no comprometer sus opciones europeas.

Los leoneses, que una semana después recibirán en su pista al campeón de liga y Copa del Rey, el invicto FC Barcelona Lassa, no pueden permitirse ningún tropiezo en cancha vallisoletana si quieren seguir manteniendo intactas sus posibilidades de lograr la segunda o tercera plaza que, de momento, garantizarían el poder disputar la próxima temporada la Copa EHF.

Hasta ahora todos los enfrentamientos entre Ademar y Atlético Valladolid, heredero del desaparecido BM Valladolid, con el que librara múltiples batallas en todas las competiciones, se han saldado con triunfo leonés, tanto en cancha propia como a domicilio, a lo que ha unido el triunfo, también en terreno vallisoletano, en las finales de la Copa Castilla y León.

Sin embargo, la mayoría de los duelos han estado apretados en el marcador, salvo los dos últimos oficiales, el de la pasada temporada, cuando el conjunto de Rafa Guijosa se jugaba el billete para la máxima competición continental, con victoria visitante 29-36 y el de la actual temporada que registró el marcador más amplio hasta ahora, 33-25.

En su primera visita liguera al pabellón Huerta del Rey, entonces con Nacho González en el banquillo local, el triunfo fue ademarista por un apretado 32-34.

Los dos precedentes de esta misma temporada de enfrentamientos entre ambos equipos se han saldado también con victoria del Abanca Ademar, primero en pretemporada, en la final de la Copa Castilla y León disputada en Valladolid, 24-27, en un partido donde se mantuvo la igualdad hasta el final y en la primera vuelta en el duelo liguero en el municipal leonés con el triunfo local, 33-25.

Este último duelo fue un monólogo del equipo de Guijosa que encarriló pronto la victoria y acabó jugando a placer con un juego coral en el que destacaron como máximos goleadores Mario López y Federico Vieyra, que precisamente alcanzó en este encuentro los 600 goles en la liga ASOBAL.

Por parte vallisoletana tan solo el pivote internacional Abel Serdio, que la próxima temporada militará en el FC Barcelona Lassa, aportó 6 goles, dentro de un tono bastante gris del conjunto de un Davis Pisonero que se mostró muy desilusionado con la imagen ofrecida por los suyos en León.

Ahora Abanca Ademar necesita la victoria para mantener la tercera plaza liguera que ahora ocupa, igualado a puntos con el Fraikin Granollers y BM Ciudad de Logroño y a dos del segundo clasificado, CD Bidasoa Irún; mientras que el Atlético Valladolid Recoletas tan solo mantiene el objetivo de concluir entre los ocho primeros de cara a la próxima edición de la Copa del Rey.